Trestesauros500

Antes de que lo pregunten, debería decir que el de Barbara Ehrenreich es un libro científico. Rigurosamente científico. No esperen hallar en sus páginas el menor asomo de seudociencia. Merece la pena señalarlo, porque Ehrenreich es bióloga y doctora en inmunología celular.

No son pocos los filósofos que en cierto momento de su trayectoria sintieron la necesidad de analizar distintas facetas del arte. En este caso, Wilhelm Dilthey (1833-1911), que también se ocupó de cuestiones tan graves como la metodología científica o las pautas de los historiadores, dirige su interés hacia la música alemana.

Dar clases se convirtió en un auténtico desafío para la paleoantropóloga coreana Sang-Hee Lee. Acostumbrada a investigar, no conseguía disfrutar ni captar la atención de los estudiantes cuando les explicaba los conceptos del temario.

En 35 años como cardiocirujano, Stephen Westaby (Inglaterra, 1948) calcula que perdió entre 300 y 400 pacientes. No sabe la cifra exacta. Tampoco lleva la cuenta del número de personas que salvó.

En la Venecia del siglo XVIII, entre el lujo de los palazzos y la bulliciosa vida nocturna, la aristocracia soñaba con que la noche no terminara nunca. Pasar un par de veladas en vela suena tentador pero la situación cambia si el insomnio reaparece noche tras noche.

Jared Diamond (Boston, 1937) comenzó estudiando el funcionamiento de la vesícula biliar. Su curiosidad lo llevó a aventurarse en áreas como la ornitología, antropología, ecología, geografía y biología evolutiva. De este popurrí surge una de las mentes más brillantes e interesantes de nuestro tiempo, ganador del Premio Pulitzer por su libro Armas, gérmenes y acero, publicado en 1997.

¿En qué piensan los gatos cuando nos miran fijamente, escuchándonos hablar pero negándose a obedecer o a aprender la más mínima señal? Son animales fascinantes por su belleza y expresividad pero también por su enigmático comportamiento. ¿Por qué viven con nosotros?

Lord Acton (1834-1902) no es un autor que haya resistido demasiado bien el paso del tiempo. Su fama hoy en día es escasa comparada con la que tuvo en vida y su nombre es poco conocido fuera del ámbito académico. Con la excepción de una frase que sí ha devenido célebre ("El poder corrompe, y el poder absoluto corrompe absolutamente"), sus aportaciones permanecen en una relativa oscuridad. Todo ello es de lamentar, pues se trata de una de las figuras fundamentales para entender la política y el pensamiento en la Inglaterra del siglo XIX.

Es ya una constante que, en nuestras sociedades modernas, cuando se suscitan discusiones sobre temas éticos, casi siempre degeneran invariablemente en desacuerdos interminables. ¿Quién no ha experimentado semejante parálisis en la vida real en algún momento? ¿Cuándo vemos ponerse de acuerdo a proabortistas y antiabortistas, o a creyentes y ateos, o a partidarios y críticos del feminismo?

La Revolución Gloriosa de 1688 ha sido siempre considerada un evento clave en la definición del constitucionalismo liberal, hasta el punto de que algunos historiadores actuales la catalogan como la primera revolución moderna (Steven Pincus).

A Sigsbee Manderson, un rico americano, lo encuentra muerto su propio jardinero. Y aunque la policía no es tonta y las investigaciones parecen ir a buen paso, el pintor y detective aficionado Philip Trent no está demasiado conforme con lo que los periódicos detallan acerca del caso.

Elizabeth Taylor (1912-1975) cuenta aquí una historia en la que no ocurre nada. Un grupo de personas unidas por lazos diversos dejan transcurrir su vida, muestran sus caracteres y se relacionan entre sí. No hay otro hilo conductor en la novela aparte de eso mismo, el pasar de los días. La escritora se asoma, los observa y nos cuenta qué ocurre con ellos durante un período de tiempo, no demasiado, el que va de una boda hasta los primeros meses de un bebé.

Rebuscando entre libros pequeños y poco leídos, llegas a encontrar algunas joyas que te resultan tan interesantes o más que aquellas ediciones fastuosas y bien publicitadas.

Durante siglos se asumió que las aves eran bobas. En El ingenio de los pájaros, la divulgadora Jennifer Ackerman (EE UU, 1959) repasa las últimas décadas de descubrimientos que han hecho que nuestra forma de ver a estos dinosaurios supervivientes haya cambiado radicalmente.

La dilatada influencia de Konstantín Stanislavski (1863-1938) en el campo de la interpretación es muy significativa. Para otros teóricos teatrales la posteridad ha acabado siendo un limbo: una anestesia paulatina que ha orillado sus métodos, tan pasados de moda como el miriñaque o la fotonovela. A diferencia de ellos, Stanislavski ha pervivido en las escuelas de actores, poniendo del revés la idea de que lo antiguo siempre caduca.

Vivimos en una época de hiperfragmentación e impaciencia. En el entorno audiovisual, eso se traduce en jóvenes deglutiendo teleseries en sus smartphones ‒saltándose una o más secuencias cuando les aburren‒ y en youtubers que regalan a su auditorio fracciones y remontajes de películas, como si éstos fueran otro meme con el que buscar nuevas complicidades.

Casi todo puede parecer sorprendente o épico cuando lo describe Brandon Sanderson. Ya se sabe que este escritor, seguido por una legión de lectores, mejora sus habilidades narrativas en las distancias largas, como se comprueba en este extenso y ameno volumen, tercero dentro de la saga de El Archivo de las Tormentas.

A medida que la inteligencia artificial va adueñándose del futuro, el desconcierto y las ilusiones se alternan en nuestras vidas. En cierto modo, es como si la ciencia-ficción se hubiera convertido en una promesa cumplida, a través de un despliegue casi infinito de posibilidades que hoy se hacen realidad.

Pocos temas resultan tan atractivos como el que aborda en este libro el paleoantropólogo Antonio Rosas, del Museo Nacional de Ciencias Naturales (CSIC). Indagando en las raíces evolutivas de los humanos, intenta esclarecer cómo era el último antepasado que compartimos con los chimpancés y cuál fue su evolución hasta llegar al género Homo. Su talento comunicativo facilita enormemente la comprensión de este apasionante pero enrevesado capítulo de nuestra historia evolutiva.

Este es un libro amable, un relato sencillo. Parte de una historia muy dura, un niño maltratado. Pero Paul Gallico pone el énfasis en lo bueno, en la gente que se ofrece generosamente para ayudar a los demás y así salva con elegancia lo sórdido.

La primavera de 2016 se inauguró con un éxito editorial: Tú no eres como otras madres, que lanzaron de forma conjunta las editoriales Periférica y Errata Naturae. Esta colaboración, que se convirtió en una feliz idea, dio sus frutos y, además de la crítica, el boca a boca, que es al fin lo que hace que un libro triunfe, lo convirtió en uno de los libros del año. El nombre de Angelika Schrobsdorff saltó a la actualidad literaria y aunque es muy difícil de pronunciar nos descubrió a una autora especial.

¿Es posible enamorarse de alguien a quien no se ha visto nunca? ¿De alguien con quien nunca se ha hablado? ¿De alguien que no te ha dedicado ni una mirada?

Mi último descubrimiento se llama Mavis Gallant. De vez en cuando, me encuentro con un autor que me deslumbra, que me pregunta y responde, que me interesa. En este caso la publicación en español de la primera novela que escribió, Agua verde, cielo verde (Impedimenta, con traducción de Miguel Ros González), ha sido el detonante.

La mansión de los Crackenthorpe tiene problemas domésticos. "¿Y quién no?", diría mucha gente. Es un caserón grande y viejo en el que vive el anciano Luther Crackenthorpe con algunos de sus hijos. Otros, van y vienen, quejándose continuamente de que su padre tiene el dinero bien atado y de que, hasta que no se muera, no va a soltar las cuerdas de la bolsa.

Este libro de la editorial Atalanta es una joya. Se trata del estudio que Winifred Gérin hace sobre los Brontë, su mundo, su paisaje, sus referencias, con especial incidencia en Emily.

El caso de Betty Kane es, además de este, otro de los libros de Josephine Tey que he reseñado. En él, es el inspector Grant de Scotland Yard quien se ocupa de investigar un curioso caso de supuesto secuestro de una jovencita a manos de dos mujeres bastante excéntricas. En La señorita Pym dispone, la investigadora es una mujer bastante peculiar y, sobre todo, inteligente.

Hay algo inherentemente misterioso en el cerebro. Si nos limitamos a su anatomía, quizá parezca un órgano más, sólo que con la magia de albergar nuestra conciencia. Y ahí es donde ese enigma biológico se convierte en un fenómeno apasionante desde el punto de vista científico.

Como sucede con tantas otras cosas, sobre el mar hay mucho que primero tienes que aceptar como si fuera un acto de fe ‒pienso en el flujo de las corrientes, en las migraciones de cetáceos o en la existencia de calamares gigantes‒. Más tarde, gracias a la ciencia, acabas asumiendo estos fenómenos como una verdad innegable, aunque no vivas cerca de un muelle o de una playa.