graciasportadadefesq

Teniendo en cuenta que en su emisión televisiva original de los sesenta (1966–1969), Star Trek registró unas cifras de audiencia mediocres, resulta notable que el paso del tiempo la haya convertido en una de las franquicias más populares y lucrativas de la historia.

Atención, pregunta. ¿Cuál es la clave del humor de Billy Wilder? La ambigüedad calculada. ¿La de los hermanos Marx? El surrealismo. ¿Y la de los hermanos Coen? Ni idea. De hecho, durante la proyección de Un plan perfecto tengo serias dudas de que sepan cómo funciona una comedia.

En lo alto de la ciudad de Los Ángeles un grupo armado se ha apoderado de un edificio tomando a un grupo de personas como rehenes.

"Gambit" (Michael Hoffman, 2012)



En 1966 llegó a las pantallas Ladrona por amor (Gambit), otro intento de poner los puntos sobre las íes de lo que debería ser el robo perfecto. El cine de atracos estaba de moda en los sesenta, y Ronald Neame consiguió que esta película figurase entre las ofertas más atractivas del género, gracias a un reparto encabezado por Michael Caine y Shirley MacLaine.

"Love Actually" (Richard Curtis, 2003)



Es una suerte para los aficionados a la comedia que Richard Curtis no sea un buen actor. El guionista de series de TV como “Blackadder” y “Mr. Bean” y de películas tan populares como Cuatro bodas y un funeral, Notting Hill y El diario de Bridget Jones, que debuta como realizador con esta comedia coral que enhebra varias historias románticas, decidió abandonar su vocación inicial de periodista cuando entró a estudiar en Oxford y quiso probar suerte con la interpretación.



Es un mal día para Arthur Dent (Martin Freeman). Su casa es demolida a causa de la construcción de una autovía, y la Tierra es destruida para facilitar las obras de una carretera de circunvalación espacial. En el último momento antes de la desintegración del planeta, Arthur es salvado por su mejor amigo Ford Prefect (Mos Def), quien resulta ser un alienígena.



Basado en la novela homónima de Patrick Süskind, El perfume es un psycho-thriller europeo con asesino temático, donde lo interesante sucede antes de que el personaje principal, Jean-Baptiste Grenouille (Ben Whishaw), se ponga a matar a sus bellas víctimas.