Trestesauros500

Coger las manzanas del árbol y no del cesto. Esa es la receta que el policía Malone le ofrece al agente del Tesoro Ness para impedir que, en su equipo, haya traidores.

Hay una lentitud cansada en la película, un ritmo sostenido pero lleno de silencios forzosos. Es como si la respiración se detuviera en aquellos pasajes que más encogen el alma, como si no pudiéramos con la vida a veces.

En estos tiempos en los que el periodismo agoniza, ya sea porque el público prefiere la desinformación o porque los monstruos decapitan a los pocos profesionales que quedan, se agradece una película sobre el valor del otrora llamado "Cuarto Poder", protagonizada por un entregadísimo reportero en busca de la verdad.

Lo confieso: detesto la corrección política. Me aburren soberanamente las películas que emplean un cortafuegos para evitar los temas que irritan a la policía del pensamiento. Por eso, en su momento, me dejé sorprender por cintas como Katyn (2007) –la historia de aquella terrible masacre de oficiales polacos por parte de los soviéticos– o Camino a la libertad (2010) –un estremecedor recuerdo del gulag–. Y aunque soy un antifranquista convencido, me encantaría ver una película que conmemorase la valentía de un franquista tan admirable como Ángel Sanz Briz, el salvador de cientos judíos bajo el terror nazi, o que mostrara el horror de la Guerra Civil sin poner etiquetas a las víctimas.



Ridley Scott quiso rodar en Japón esta historia de policías estadounidenses enfrentados a la yakuza japonesa. Pese a sus innegables valores estéticos, la cinta es una de las más irregulares de su carrera.



Después del éxito que Steve Martin aportó a la legendaria saga La Pantera Rosa (The Pink Panther), una secuela era una feliz consecuencia para el actor.

Según el productor Jerry Weintraub, fue en una conferencia de prensa durante la gira promocional de Ocean’s Eleven en Roma donde se planteó por primera vez a los actores y a los realizadores la cuestión de hacer una secuela.



El director Steven Soderbergh dice que todavía no había concluido el trabajo para Ocean’s Twelve cuando ya empezó a pensar en ideas para la próxima entrega Ocean’s Thirteen.



Cuando se estrenó en diciembre de 2001 la película Ocean’s Eleven, dirigida por Steven Soderbergh y con un reparto estelar, su éxito en todo el mundo superó incluso las expectativas de su productor, Jerry Weintraub.



El guionista y director Joe Carnahan apareció en la escena independiente en el Festival de Sundance 2002 sorprendiendo al público con un duro drama policiaco titulado Narc.