Trestesauros500

En este volumen, brillante y cuidado hasta el más mínimo detalle, disfrutamos del arco argumental que consolidó la nueva etapa de Batman emprendida en 2011, dentro de la nueva continuidad de los Nuevos 52.

Batman: Superpesado

Tal vez un rasgo de Batman aparece en cada uno de sus amigos y colaboradores. Tal vez el héroe original se difuminó para siempre para que esas cualidades prosperasen en sus herederos. Tal vez Gotham puede sobrevivir sin su principal protector, gracias a quienes defienden su legado.

Julius Schwartz, veterano editor de DC cómics, asumió su puesto al frente de las colecciones de Batman a mediados de 1964. Lo primero que observó fue que las historias del héroe nocturno tenían un aire rancio e infantil y el estilo gráfico continuaba anclado en la estética que Bob Kane había establecido en los años cuarenta.

Nos pasamos la vida diciendo: claro, Batman y Joker otra vez, con el cortocircuito moral de siempre, espoleados por una locura de la que, en el fondo, no se libra ninguno de los dos...

DC Comics/Dark Horse Comics: Aliens

El deseo de combinar franquicias de éxito es tan viejo como la cultura pop.  A veces, los resultados son seductores y divertidos, y en otras ocasiones son tan opacos como las intenciones de quienes los promovieron. En este caso, nos encontramos ante un ejemplo de lo primero. Como podrán comprobar, el encuentro del xenomorfo de Alien con el Caballero Oscuro no puede ser más interesante, sobre todo en su primer tramo.

No es mucho lo que un viejo lector de tebeos le pide a una película de estas características.  Si lo pensamos bien, el problema ‒para quien quiera verlo‒ es que hemos convertido el subgénero de los superhéroes en algo que sólo llegó a ser raramente: algo profundo y tirando a serio, con una gravitas desproporcionada.

Entre 1968 y 1970, Neal Adams regaló a sus lectores el talento que abarca este magnífico volumen, protagonizado por Batman antes de que otros dibujantes y guionistas tumbasen al Hombre Murciélago en el diván del psicoanalista.

La perpetua juventud

Pertenezco a la época de quienes nos educamos a partir de la historieta. A cierta altura de la vida, nos hemos sorprendido, tras habernos habituado, a la perpetua juventud de sus héroes. Les resulta imposible envejecer, siquiera madurar.

Un repaso de los títulos de la línea Otros Mundos dibuja una topografía que nos conduce al pasado y al futuro, y que remite a ese escenario donde los superhéroes son tratados como parte de una mitología flexible, enriquecida con aportes del cine y la literatura.

Acostumbrados, como estamos ahora, a la muerte de héroes y villanos, sea de forma adecuada o contraproducente, es indudable que Una muerte en la familia (diciembre de 1988-enero de 1989) encontró en la tragedia un factor al que los lectores no estaban demasiado habituados, y que hoy hemos de observar con los ojos de aquella época.