graciasportadadefesq

Star Trek (1966–1969) es hoy un clásico del género. Aunque en su emisión inicial no disfrutó de un gran éxito y fue rápidamente cancelada por la cadena, creció hasta convertirse en algo verdaderamente grande, un fenómeno multimedia e intergeneracional que ha propiciado cuatro series de televisión, once películas e incontables productos derivados, desde fan fiction hasta merchandising pasando por cómics, novelas, videojuegos…

Nos habíamos distraído con la espera de otros superhéroes más conocidos, y de pronto, Doctor Extraño nos invita a pensárnoslo dos veces antes de olvidar a los secundarios del panteón Marvel. Y eso que, créanme, la formidable película de Scott Derrickson me ha obligado de reconocer que este personaje fue uno de los que más disfruté hace décadas, cuando descubrí sus cómics casi por casualidad.

Dentro del cine estadounidense, el policíaco posiblemente sea el género que se haya mantenido con más firmeza a lo largo de las décadas, y el que ha mantenido un nivel general más digno.

Colorista, llena de vida, El Hobbit: La desolación de Smaug se convierte en una formidable película de aventuras gracias al modo desbordante en el que Peter Jackson interpreta el mundo de Tolkien.