graciasportadadefesq

Nacho Vigalondo es un director muy conocido en ciertos círculos, y goza de una considerable popularidad más allá de nuestras fronteras por sus películas ‒en especial, por Los cronocrímenes (2007)‒. Además, es toda una estrella en las redes sociales españolas. Pese a todo ello, su cine nunca ha funcionado bien en taquilla y sigue siendo un desconocido para el público general.

Pese a todo, aún hay espacio para el cine adulto en Hollywood, como demuestra esta película... Bueno, vale, no es una película hollywoodiense, sino una coproducción entre Israel y Estados Unidos de expectativas comerciales modestas. Pero cuenta con la (¿ex?) estrella Richard Gere como protagonista y con la participación de notables secundarios, como los veteranos Steve Buscemi, Michael Sheen y Hank Azaria, o el cada vez más presente Dan Stevens.

En los últimos años hemos asistido complacidos a dos peculiares versiones libres de sendos clásicos del cine, Raíces profundas y La sombra de una duda. Los títulos de esas adaptaciones son, respectivamente, Drive y Stoker.