graciasportadadefesq

El celebrado videojuego Grim Fandango (1997), el cortometraje Hasta los huesos (René Castillo, 2001) y el film El libro de la vida (Jorge R. Gutiérrez, 2014) son obras animadas que nos han transportado al “más allá” basándose en la iconografía del Día de Muertos mexicano. Ahora, Disney y Pixar aportan su granito de arena en un film que, dados los citados precedentes, carece de esa originalidad con la que nos han sorprendido a lo largo de los años los responsables de Toy Story, WALL-E o Up.

En la ciencia-ficción que veíamos de niños –y que algunos nunca hemos renunciado a disfrutar– las amenazas provenían del espacio exterior, encarnadas en criaturas de apariencia más o menos pintoresca. En 1982, Ridley Scott nos demostró que el futuro no es tan amable como el que mostraban las viñetas de Flash Gordon o Buck Rogers. Al contrario: el porvenir que nos promete Scott es tan oscuro, confuso y moralmente ambiguo como una novela negra.

"Corrupción en Miami" (Michael Mann, 1984)



Para la nueva generación, Michael Mann es un cineasta influyente, sólido y con un gran atractivo comercial. Sin embargo, antes de que llegase a Hollywood, Mann ya había asentado su prestigio con una teleserie, Corrupción en Miami (Miami Vice), a la que podemos considerar todo un fenómeno sociológico.



No puede ser cierto. Estas cuatro palabras resuenan en la mente del espectador mientras asiste a una experiencia cinematográfica excepcional –por infrecuente y por atrevida–, en la que Joaquin Phoenix se sume en el bochorno, la miseria y la abyección.

Los cineastas de linaje hispano, con distintas perspectivas, asumen en Hollywood una identidad peculiar, pero complementaria dentro del friso cultural estadounidense. El estereotipo de lo chicano, reformulado a través del cine, abrevia hoy su vehemencia y cede paso a los buenos sentimientos. El auge social de la minoría hispánica justifica esa postura. Pero está claro que aún pervive el recuerdo de tiempos peores. Lo comprobaremos hoy a través de un mítico personaje: Gregorio Cortez.