graciasportadadefesq

Henry Kamen y Felipe II

Desigual destino biográfico ha tenido Felipe II. Hasta 1800 sus biografías fueron escritas fuera de España y bajo el influjo de la leyenda negra. Censurado en vida por algunas de sus políticas, se convirtió luego en el objeto de la nostalgia por la perdida grandeza española.

La Mansión de las Aguas

Durante años, muchos, El Escorial fue como mi segunda casa. Eran los tiempos en los que preparaba mi tesis doctoral. Unas veces iba sola (las más); otras, acompañada de amigas.

Historia de una traducción

Resulta que el V Duque de Béjar, Francisco Diego López de Zúñiga y Mendoza, se hizo muy devoto de San Antonio Abad a raíz de un suceso milagroso acaecido en su familia. A saber. Parece que su primogénito, Francisco Diego, había nacido con un brazo tullido, un brazo que no podía mover. Y su ama de cría, cuyo nombre desconocemos, decidió encomendárselo a San Antonio Abad, el santo de las alucinaciones.

Puedes empezar contando aquello de: Felipe II, señor de dos mundos, monarca en cuyo imperio nunca se ponía el sol, azote de herejes, campeón de la leyenda negra que no mandó sus barcos a luchar contra los elementos y blablablablabla...

El rey que protegía las flores

Cuenta la tradición que el viejo convento de carmelitas calzados fue fundado por Miguel Navarro, boticario de Felipe II. Nunca, hasta hace unos días, había oído hablar de Miguel Navarro, aragonés de Rubielos de Mora, experto herbolario y diestro boticario.

"La otra tabla de la gloria vana, y breve gusto de la fresa o madroño, y su olorcillo, que apenas se siente, quando ya es pasado: esta cosa más ingeniosa y de mayor artificio que se pueda imaginar. Y digo verdad, que si se tomara de propósito y algún grande ingenio quisiera declararla, hiziera un muy provechoso libro...".

Un libro perdido

Las pérdidas en obras de arte no serían importantes pero, lamentablemente, se quemó el manuscrito autógrafo de Francisco Hernández, primer Protomédico de las Indias Occidentales.

En 1563 aparecen, simultáneamente, tres ediciones diferentes de una misma obra, publicada ocho años antes con el sonoro título de I secreti del reverendo donno Alessio Piemontese, y que se había transformado en todo un éxito editorial a lo largo y ancho de Europa.

La Reina Virgen

Los sábados, después de comer, tocaba sesión de cine. Mi madre, mi hermana y yo nos sentábamos en el sofá del comedor y veíamos la película de turno. Allí no se elegía. En aquellos tiempos veías lo que tenían a bien programar en la única televisión existente. Y punto.

Sofonisba Anguissola, mi pintora favorita, es la autora de los retratos más destacados de la familia de Felipe II.