De Roma para arriba

Yo estudié italiano en el Istituto Italiano di Cultura de Madrid. Fue durante los primeros años de mi tesis doctoral, cuando no hacía nada más que encontrarme italianos en todos los documentos que leía. Así que, pensé, en algún momento tendré que viajar a Nápoles (lugar de origen mayoritario de todos mis alquimistas y destiladores) y algo de italiano habré de chapurrear.

Mecenas y pervertido

Paseando por Madrid con el Lopista. El Lopista es un experto filólogo y un gran conocedor de nuestro siglo XVII. Llegamos a las puertas del Retiro. Y digo aquello de "mira, el Salón de Tronos, lo único que queda del palacio construido por Felipe IV".

Mujeres sabias

Era octubre y llovía. Era uno de esos momentos de mi vida en los que me he sentido la reina del mundo. Uno de esos momentos en los que me he considerado invencible. Uno de esos momentos, en fin, por los que merece la pena cualquier sufrimiento, cualquier esfuerzo, cualquier lucha, cualquier batalla. Un momento mágico. Un momento único: el momento en el que ves, por vez primera, las pruebas de imprenta de tu primer libro.

Margarita fue la primera de las cinco hijas que les nacieron a Catalina Micaela y Carlos Manuel, flamantes Duques de Saboya. Cinco hijas y cinco hijos, en apenas doce años. Los suficientes como para acabar con la bella Catalina cuando inauguraba la tercera década de vida.