Trestesauros500

Llega al lector de habla castellana la primera recopilación sistemática y cronológica de la ciencia ficción de Fredric Brown. En este primer volumen se recogen los relatos que publicó originalmente entre 1941 y 1949.

Cada época tiene sus formatos, y cada formato, sus maestros. Fredric Brown fue sin duda uno de los maestros fundadores del cuento de ciencia ficción, pero en los años en los que empezaban a popularizarse los formatos más largos con el auge de las ediciones de bolsillo, Brown hizo suyo uno muy peculiar del que se erigió en maestro absoluto: el cuento ultracorto.

Esta entrega final de la ciencia ficción completa de Fredric Brown contiene, completas, El granuja espacial (1957) y La mente invasora (1961), así como las novelas cortas “Puerta a la oscuridad” (1949) y “Puerta a la gloria” (1950), que fueron revisadas extensamente por el autor en su incorporación a la primera novela.

"Universo de locos", de Fredric Brown

Esta tercera entrega de la ciencia ficción de Fredric Brown, publicada por Gigamesh, contiene, completas en un solo tomo, las novelas Universo de locos (1949), Las estrellas desafiantes (1953) y ¡Marcianos, largo de aquí! (1955).

Invasiones alienígenas

Las historias relacionadas con la invasión de la Tierra por parte de fuerzas alienígenas provenientes del espacio exterior es uno de los temas más antiguos y básicos de la Ciencia Ficción. Esta perturbación de la vida cotidiana de la humanidad –o su equivalente del futuro– puede tener lugar a gran escala en historias como La Guerra de los Mundos (1898) de H.G. Wells, pero más a menudo se trata de un asunto puramente doméstico en el que la presencia alienígena es geográfica y temporalmente limitada.

Como narrador, Fredric Brown lo tenía todo: ingenio, sentido del humor (negro), las mejores tramas y un estilo de relucientes influencias. Sin embargo, a pesar de todo ello, murió en 1972 sin haber dejado atrás su misantropía, sus problemas personales ‒que tantas veces masticó en solitario, con ayuda del alcohol‒ y su complicada búsqueda del éxito.

¿Saben de qué me acuerdo a menudo? De un día invernal, hace treinta años, en el que adquirí en una librería de lance El grito lejano, en edición pulp del sello Diana, fechada en 1963, y El ratón estelar, impreso por Bruguera en 1982. Aquella fue mi tarjeta de entrada en el universo de Fredric Brown, un formidable escritor, igualmente capaz en el campo de la fantasía estelar y en el de los misterios noir.