Trestesauros500

No siempre los remakes son mejores que la película original, pero este es uno de esos casos. La mosca (1958), dirigida por Kurt Neumann, era una película entretenida. Su versión de los ochenta –por cierto, quién lo iba a decir, producida por Mel Brooks– es terrorífica, una de las películas más impactantes y acongojantes de la ciencia–ficción.



Thelma Dickinson (Geena Davis) es un ama de casa que vive una existencia anodina y nada gratificante junto a Darryl, su marido, un machista redomado detestable que la trata como a una niña.