graciasportadadefesq

Decir George Orwell es pensar en 1984 y Rebelión en la granja. Pero este autor no dejó de escribir obras largas y piezas cortas con una gran dosis de anticipación y, en cualquier caso, muy gratas de leer hoy en día.

"1984" (1949), de George Orwell

Mientras que la ciencia ficción norteamericana apostó en la primera mitad del siglo XX por un tono optimista, orientado hacia el espacio y con vocación escapista (entiéndase esto no como algo necesariamente peyorativo), en Europa y particularmente en Gran Bretaña, las visiones futuristas siguieron un camino muy diferente, dominado por el pesimismo.

La palabra utopía significa "en ningún lugar". Se usa para describir una visión optimista del futuro que pa rece irrealizable. Lo contrario de una utopía es una distopía: la visión de un futuro terrible.

Rebelión en la Granja cuenta la historia de un grupo de animales domésticos que se levantan en rebeldía contra la crueldad de su amo.

Pongámonos en situación. Nuestro viaje colectivo hacia el futuro casi había alcanzado una fecha singular para el género, el año 1984. Por aquel entonces, esa era una cifra que servía para ubicar la peor distopía: aquella imaginada por George Orwell en las páginas de su novela más famosa.