Trestesauros500

Cuentan que el productor William Alland coincidió en su juventud con el director de fotografía Gabriel Figueroa durante el rodaje de Ciudadano Kane. Al parecer, fue Figueroa quien, cenando en casa de Orson Welles, les habló con mucha seriedad de una extraña raza de hombres peces que, según "datos reales", se ocultaba en el Amazonas.

La moda de las monster movies afectó a seres tan poco atractivos como las arañas. Esa espléndida cinta de Jack Arnold que es Tarántula (1955) da cuerpo a este temor arquetípico.

Durante la década de los cincuenta, se intensificó la moda del gigantismo, un subgénero que fue llevado a extremos surrealistas.

A comienzos de la década de los cincuenta, el escritor Ray Bradbury todavía buscaba su lugar dentro de la industria.



Junto a Soy leyenda, la gran creación literaria de Richard Matheson es El increíble hombre menguante (The Incredible Shrinking Man), llevada al cine por Jack Arnold en 1957.