Trestesauros500

Saber hacer

Hubo un tiempo, digamos a mitad del siglo pasado, en que los espectadores infantiles íbamos a los cines de barrio con un código estricto de géneros. Las películas eran de tiros, de época, de aventuras, de santos, de romanos, de risas y de llorar.

Lo segundo que debería haber hecho Pablo F. Fenjves después de corregir este guión es pensárselo dos veces antes de darlo por bueno. Desde luego, el guionista no es el único culpable de que esta película parezca un telefilm de sobremesa, pero buena parte de la culpa recae sobre sus espaldas.