logo200pxtesauro
Tercera época - Nº 327. ISSN: 2530-7169. Lugar de edición: España. Entidad responsable. conCiencia Cultural

El vago estío

Alguna vez mi colega Ortega y Gasset —escribía en su propio periódico unipersonal, El Espectador— calificó al estío de vago. Seguramente, por entonces la gente fina pasaba sus estíos. Hoy preferimos pasar los veranos. La diferencia es notable, al menos en mi percepción.

Notas del vago estío

Así titula Ortega y Gasset uno de sus ensayos. Tan vaga es su sugestión que no me animo a buscar la serie a la cual pertenece.

Azorín

Hace medio siglo que murió Azorín. Es pertinente hablar de siglos cuando se trata del escritor alicantino afincado en Madrid. Nació en el XIX, llegó mozo al comienzo del XX y murió en su segunda mitad.

En La Vorágine inicié una Brevísima historia de la decadencia de la lengua filosófica francesa, con un texto de Braudillard. Antes de añadir nuevos capítulos, vale la pena leer un fragmento de una de las autobiografías de Leibniz. En esta autobiografía, escrita en tercera persona, Leibniz se lamenta de la manera de escribir de sus contemporáneos.

Destinos humanos

En Babelia leo un interesante artículo del doctor Sánchez Ron acerca de las energías y materias llamadas oscuras y que ocupan el 95% de cuanto nos rodea. ¿Problemas o enigmas a resolver? ¿Misterios para siempre inaccesibles a la razón humana? Algún pensador escéptico –quiero decir: sabedor de que sus verdades pueden ser erróneas– dijo alguna vez que la ciencia, cuanto más sabe, más modesta se torna, advirtiendo la masa de lo que ignora. Añado que, en sus rectos caminos, abundantes en diversiones, es decir en desvíos, en ocasiones resbala y se da con el trasero en el duro suelo. Entre sus desvíos figura el imperialismo, la pretensión cientificista de poner ante sí y de rodillas al arte, la filosofía, la religión y otras tantas minucias con las que solemos entretener nuestras fantasías en las salas de espera de este mundo.

La historia es la categoría «fuerte» del pensamiento orteguiano. Le vale para pensar la filosofía como work in progress, al hombre como ser diferido en el tiempo, y al ser como ser histórico que pone límites y permite conformar una metafísica.

José Ortega y Gasset (Madrid, 1883-1955), doctor en Filosofía y Letras, amplió estudios en las universidades de Leipzig, Berlín y Marburgo, consiguiendo a los veintisiete años la cátedra de Metafísica de la Universidad Central de Madrid. En 1923 funda Revista de Occidente, una de las publicaciones culturales de mayor prestigio internacional.

José Ortega y Gasset (1883-1955) realizó sus estudios de Filosofía en Madrid, donde obtuvo el grado de doctor en 1904. Amplió sus estudios en Alemania, en las Universidades de Leipzig, Berlín y Marburgo.

El pensamiento de Ortega no es sistemático, aunque él emplee con relativa felicidad este adjetivo cuando explica que todo pensar implica una teoría del pensar. El pensamiento de Ortega es sostenido pero fragmentario. De algún modo, toda su vida escribió un descoyuntado sistema de la razón vital, sin acabar de escribirlo, porque razón y vida tienen un punto de encuentro momentáneo y repetitivo: la historia.

Obras completas de José Ortega y Gasset

Estas Obras completas de José Ortega y Gasset, en diez tomos, suponen la mayor compilación de los textos del filósofo presentada hasta la fecha.