graciasportadadefesq

Lluvia de estrellas

Cada tanto, el cine insiste en lo que los franceses llaman un filme à vedettes, es decir una película donde todos los papeles están desempeñados por primeras figuras. Recuerdo, al azar, lo hecho en Francia misma (Sacha Guitry: Las perlas de la Corona), Estados Unidos (Julien Duvivier: Seis destinos) y Argentina (Luis Saslavsky: Cenizas al viento  y Daniel Tinayre: La cigarra no es un bicho). Me volvieron a la memoria al ver Asesinato en el Orient Express de Kenneth Branagh. Con su habitual narcisismo y su habitual talento, él inventa, dirige, actúa, dialoga y monologa a cámara abierta y en off. Lo sabe hacer, vaya que sí.

Agatha Christie es una de las novelistas más populares que jamás han existido (prácticamente en todos los hogares hay, al menos, uno de sus libros), y Asesinato en el Orient Express bien podría ser su obra más famosa.

Tras su participación en el tinglado Marvel, presentándonos al macizo asgardiano Thor (2011), y el thriller Jack Ryan: Operación Sombra (2014), Kenneth Branagh vuelve a demostrar que no teme al cine de encargo con esta Cenicienta de carne y hueso para la factoría Disney.

La cara y la cruz

La señorita Marple decía siempre que la naturaleza humana es la misma en todas partes. Ella encontraba paralelismos de sus vecinos de Saint Mary Mead en todas las mansiones rurales de Inglaterra, a las que acudía invitada y en las que siempre descubría al asesino.

Una historia de espionaje significa que, por lógica pura, hay zonas concretas del relato que ya conocemos: la información que hay que robar, el método detectivesco que hace falta para desactivar la amenaza, la chispa que ese mecanismo perverso necesita para activarse...



A los veteranos que fueron amamantados con celuloide, el nombre de Marilyn Monroe les evocará una mitología en la que confluyen el talento, el magnetismo, la sensualidad y los excesos. Encarnar a una leyenda de ese calibre no es fácil, y sin embargo, la actriz Michelle Williams consigue el milagro.

"Thor" (Kenneth Branagh, 2011)


Las líneas de trabajo abiertas por Marvel hace algo más de una década, por medio de sus acuerdos de adaptación al cine y al videojuego, han dado lugar a una fórmula frecuentemente imitada. Era de suponer que tarde o temprano llegaría a la pantalla Thor, uno de los héroes más rentables de la franquicia. En este caso, el director Kenneth Branagh logra una película entretenida y espectacular, con evidentes resonancias shakespeareanas.

Radio encubierta



La película Radio encubierta (The Boat That Rocked), de Richard Curtis, quiere recuperar la historia de un momento vivido por la sociedad británica a mediados de los años sesenta, cuando surgieron diversas iniciativas impulsadas por empresarios como Allan Crawford o Ronan O’Rahilly, que consolidaron proyectos radiofónicos de distinta envergadura, todos ellos instalados en aguas internacionales de Suecia o del Reino Unido.



La película de Bryan Singer narra la principal hazaña de la Resistencia alemana: su intento de asesinar a Hitler y provocar el colapso en el régimen nazi. La citada operación –el llamado Complot del 20 de julio– tuvo un triste final, y sin embargo, no hay nada más épico que el fracaso de un puñado de héroes.