Trestesauros500

"Lucky Jim", de Kingsley Amis

A Martin Amis debo mi primera noticia sobre su padre, Kingsley, al que descubrí en su intimidad ‒con su infaltable dry martini y una solemne ironía en cada frase‒ tras leer Experiencia, la autobiografía de Martin. Y aunque algunas páginas de Experiencia parecen un ajuste de cuentas con el pasado, lo cierto es que el personaje de Kingsley acabó pareciéndome casi entrañable, a pesar de sus innumerables defectos.

Corría el mes de agosto de 1964 cuando Ian Fleming dejaba este mundo. La causa: una dolencia cardiaca exacerbada por una vida de excesos relacionados con el alcohol y el tabaco.