Trestesauros500

"Enemigos del Imperio", de León Arsenal

Nos adentramos en este milenio, y poco a poco, despejando un horizonte hasta ahora nublado, van surgiendo los autores que revisan la historia de España evitando la demagogia o las manías negrolegendarias. De ese modo, los contraluces de nuestro pasado, con todo lo bueno y todo lo malo, resaltan sin necesidad de que nadie les añada epítetos o maldiciones. En otras palabras, empiezan a ser narrados sin memeces ni fanatismos.

Extraer misterios, dramas y peripecias de la historia siempre ha sido una cualidad distintiva de León Arsenal, y desde luego, lo es en este caso. Su nueva novela, además de conservar la amenidad de otras creaciones suyas, es una cuidada elaboración narrativa de una figura real, Lucio Cornelio Balbo, conocido como Balbo el Mayor, un cónsul hispano cuya fama en las crónicas adquiere aquí sobrada justificación literaria.

"La boca del Nilo", de León Arsenal

Hay dos tipos de novelas históricas, las que recrean con más o menos licencias un episodio histórico, incluyendo personajes de ficción junto a los protagonistas reales del pasaje, o las que desde un remoto hecho apuntado por las fuentes, pero poco conocido, se construye una historia con trazas de veracidad.

"Corazón oscuro", de León Arsenal

"¿Estás dispuesto a jurar que el duque no murió porque nosotros descuidásemos el avisarle de las argucias del enemigo?". Quien hace la pregunta es Alfonso XI de Castilla. El monarca repasa con su maestro de ingenios, Gamboa el Viejo, los acontecimientos finales del asedio a la fortaleza de Teba, durante el cual han muerto el noble escocés Sir James Douglas y los caballeros bajo su mando.

Reseña: "Godos de Hispania", de León Arsenal

Dentro del estilo coloquial con el que solemos recordar nuestra educación, la lista de los reyes godos –sin que esté muy claro el porqué– es una de esas proezas memorísticas en las que está bien visto ufanarse. Pertenezco a la última generación que pasó por ese mal rato, así que comprenderán que, por asociación de ideas, Godos de Hispania, el libro que acaba de publicar León Arsenal, tenga un gratísimo valor añadido para quien esto escribe.

Este magnífico ensayo de León Arsenal e Hipólito Sanchiz es un perfecto vehículo para seguir y comprender la evolución de las sociedades secretas en esta tierra de misterios y ocultamientos que viene a ser España.

A poco que se piense, salta a la vista que la aplicación de códigos QR a los libros ofrece todo un universo de posibilidades. Es sin embargo lógico que, sumergidos como estamos en una vorágine de nuevas tecnologías y aplicaciones que surgen a diario ante nuestros ojos, tales posibilidades puedan pasar desapercibidas. De hecho un servidor, el que estas líneas escribe, cuando comenzó a experimentar con los códigos QR en una novela, no buscaba un principio más que una forma de ofrecer algo de material adicional sin engrosar el libro con apéndices tradicionales.

Un regusto a decadencia

Así como hay géneros que tienen una características muy concretas, que definen a las obras que se encuadran de lleno dentro de los mismos (no hay más que pensar en la literatura de piratas, oeste o ciencia-ficción), otros, como el gótico, siempre han sido mucho más indefinidos, una suerte de territorios de límites imprecisos, en los que las novelas catalogadas como tales no tienen, a veces, nada que ver las unas con las otras.

Los códigos QR son parte del futuro de muchos de los sectores de la Cultura. O más bien lo es eso que estos códigos representan y hacen posible: la vinculación del arte físico –objetos, obras, lugares– a Internet.

"Última Roma", de León Arsenal

Si creían saberlo todo sobre la Hispania posterior a la caída de Roma, esta novela va a sorprenderles. Ambientada en el año 576, Última Roma, de León Arsenal, transcurre en un escenario convulso, en el que la pugna de suevos y visigodos, el ímpetu de los britones –un pueblo llegado desde las Islas Británicas– y el sueño romano de restaurar el Imperio sirven de trasfondo a una aventura apasionante. Cuando las cosas se ponen bravas, llega la hora de los valientes. En Última Roma hay más de uno. Y aunque esta sea una obra erizada de argumentos históricos –me refiero a esas realidades sobre las que podemos documentarnos a través de un uso pionero de los códigos QR–, lo cierto es que León Arsenal no nos interpela como un profesor universitario, sino como un narrador vigoroso, que conjura con épica y acción cualquier amaneramiento académico.