graciasportadadefesq

Editado originalmente en 1998, bajo el título Sociología de la ciencia, este libro de Mario Bunge, presentado por Dominique  Raynaud, nos invita a reflexionar sobre la materia partiendo de una certeza que el propio Bunge anota en el prólogo añadido en 2014: "Después del tsunami posmoderno han quedado muy pocos investigadores serios en sociología de la ciencia".

El disgusto por la ciencia

Hace cierto tiempo sostuve, a través del correo electrónico, un debate con uno de mis primos, un hombre culto dedicado a las letras hispanas, sobre la teoría de la evolución por selección natural, que como sabemos fue formulada por Charles Darwin y publicada en su famoso libro El origen de las especies en 1959.

El filósofo, físico y humanista Mario Bunge (Buenos Aires, 1919) defiende el pensamiento científico como arma para conocer y mejorar el mundo; sueña con construir una “sociedad de socios”, justa y democrática; y arremete contra el posmodernismo, “la filosofía de los ignorantes, reaccionarios e inmorales”. Todo esto, con tal energía y lucidez que hace olvidar que tiene 94 años.

"Pseudociencia e ideología", de Mario Bunge

En esta oportunidad, la filosofía de Mario Bunge nos seduce con la actitud de esos científicos que, poniendo las pruebas a la vista de todos, denuncian las falsificaciones y las supercherías con soltura intelectual y minuciosidad. Les advierto, en todo caso, que éste no es un texto de divulgación sino un ensayo filosófico. No obstante, aunque el marco conceptual es denso, uno recorre sus páginas con un creciente interés, como si este repertorio sistemático de ideas fuese una necesidad ineludible frente al pensamiento débil y las triquiñuelas esotéricas.

"Materialismo y ciencia", de Mario Bunge

A diferencia de otros filósofos, Mario Bunge construye sus razonamientos sabiendo que pertenece al mismo universo que sus lectores –no a otro, distante o superior–, y aunque tiene ante su mirada un panorama complejo, azaroso y atravesado por la incertidumbre, se resiste al tic esotérico o deletéreo. Frente a la ambigüedad posmoderna, Bunge aborda la realidad con una certeza –el pensamiento es una función del cerebro– y con una respuesta: dado que el universo es una suma relacionada de elementos materiales, el materialismo es la mejor estrategia para estudiar sus conexiones de forma sistemática.