graciasportadadefesq

Se cumplía un año de mi viaje a Perú cuando mi amiga Rosa me regaló La tía Julia y el escribidor. Es el único libro que me he leído de Vargas Llosa. Se cumplía un año de aquel viaje iniciático...

El duelo de honor. De Casanova a Borges

Lo sabemos gracias a Borges y a otros grandes antólogos. Una buena selección de relatos confiere a estos una nueva profundidad, como si el nuevo contexto generase valores inesperados en cada pieza. Gracias a ello, admiramos la policromía de ese nuevo repertorio, sobre todo cuando el orden se instaura sin forcejeos, con naturalidad, atendiendo al aire de familia que las obras comparten.

Recuerdos peruanos

Hace veinte años que me leí mi primer Vargas Llosa. Siempre me pasa lo mismo. Voy a los sitios virgen de experiencias, virgen de conocimientos. Así fui a Perú. Había solicitado una beca Intercampus y, mira tú por dónde, me la concedieron.

Boom-boom

A cuento de algunas fechas –los centenarios de Octavio Paz, Julio Cortázar y Adolfo Bioy Casares, la muerte de García Márquez– se sacó a relucir el asunto del boom literario latinoamericano de los años sesenta. Tanto los medios académicos como el periodismo diario siguen hablando de él. Algunos intentaron, hasta ahora sin mayor consecuencia, hacer circular un post-boom. Se dice que de tanto mentar algo, la magia creadora de la palabra acaba otorgándole realidad. Pero la realidad tiene también aspectos irreales o, como se decía el siglo pasado, surreales.

La fuerza de Carmen Balcells

Carmen Balcells merece que alguien escriba un libro sobre su forma de entender la vida, porque esta catalana a la que no le gustan los halagos porque destruyen, que es capaz de guardar rencor a algunos que la abandonaron, que reconoce que tiene cuentas pendientes y al mismo tiempo un respeto infinito por el creador, porque admira en quienes escriben todo lo que a ella hubiera gustado ser o tener, es un lujo que está al alcance de pocas personas.

"Todas putas", de Hernán Migoya

Debemos a Hernán Migoya algo más que una vigorosa y rotunda serie de relatos, escrita con inteligencia, humor negro y descaro. Alguien más delicado pensará que lo que yo deseo a la hora de elogiar Todas putas es utilizarlo como un ejemplo de atrevimiento literario. Reconozco que la incorrección política Migoya puede no ser apta para todos los gustos, pero... qué diablos: la literatura también debe servir para agitarnos al borde del abismo, mostrándonos que estamos hechos de sangre, de vísceras y de muy malas intenciones.



Vargas Llosa, tercer conferenciante del ciclo El libro como universo el 9 de mayo en la Biblioteca Nacional de España, generó una gran expectación. Una hora antes de comenzar la conversación entre Sergio Vila-Sanjuán, director del ciclo y el escritor hispano-peruano, decenas de personas hacían cola en el vestíbulo de la planta 0.

"El pez en el agua", de Mario Vargas Llosa

Tras su experiencia como candidato liberal a la presidencia del Perú, Mario Vargas Llosa escribió un curioso texto autobiográfico, El pez en el agua (1993). Ya antes, de manera disimulada, con La tía Julia y el escribidor, había puesto en escena algunos episodios de su vida, pero con aquel libro se volvía confesional, narrándonos su trayectoria desde el nacimiento hasta su primera partida a Europa en paralelo con su campaña electoral, que acabó en derrota ante el ingeniero Fujimori.

Travesuras de la niña mala, Mario Vargas Llosa, Alfaguara, Madrid, 2006, 375 pp.

Los románticos alemanes ponen en crisis la categoría de novela porque proponen romantizar, o sea novelizar, todo el discurso. Entonces: si todo deviene novela, nada lo es, aparte de que la Romantik trabaja con el fragmento y disuelve la noción del ciclo épico, de sistema narrativo con presupuestos, desarrollo y conclusión.