Trestesauros500

No sólo de saltimbanquis enmascarados vive el cine basado en cómics, pese a que los “súper” dominen las taquillas de todo el planeta. De vez en cuando, llega a las pantallas la adaptación de alguna sensación del tebeo independiente, o incluso un fenómeno de la bande dessinée reciente como es La muerte de Stalin.

Crítica de "Oblivion" (2013)

El espectador, como ya ocurrió con la anterior película de Joseph Kosinski, Tron: Legacy, amará u odiará Oblivion, pero no saldrá ileso de su poderío visual y de su fascinante imaginería.

"Centurión" (Neil Marshall, 2010)



Neil Marshall, entusiasta cultivador de la aventura y el horror de serie B, realiza su primera incursión en el cine de época. Pero no hay que temer ambiciones tediosas, Centurión es un film de aventuras que persigue al entretenimiento puro y duro a través una historia clásica, un atractivo reparto y mucha sangre.

"Quantum of Solace", de Marc Forster



El planteamiento narrativo de Quantum of Solace propone todo un desafío a los bondianos de la vieja escuela. Intuir algo no significa que uno pueda demostrarlo, pero da la impresión de que en el código genético de nuestro agente sobreabundan los cromosomas de Jason Bourne.

Los secretos de Olga Kurylenko



La nueva chica Bond. He aquí una frase que muchas actrices querrían para sí.



En ningún otro género la violencia y los tópicos del cine negro se dan tan fuertemente la mano. Los juegos del tipo shooter –shoot 'em up– convierten a patrulleros del Bronx y comisarios de West Hollywood en máquinas de matar. Genuinos cazadores de hombres que, al tiempo que resuelven una intriga, desempeñan su papel interactivo con un fusil de asalto o un par de pistolas cromadas. Para conseguir créditos, el jugador enciende la llama de unas fantasías en las que sobreabundan las víctimas, con escenarios que parecen diseñados durante sus horas libres por la Brigada de Narcóticos.

Encuentro con Timothy Olyphant. "Hitman"



El danés Rasmus Guldberg-Kjær es el director creativo de la empresa de vídeojuegos Io Interactive. ¿Qué por qué les cuento esto?