graciasportadadefesq

Es todo un reto para un narrador contar una historia donde los protagonistas resultan antipáticos. Sólo un valiente con talento como Paul Thomas Anderson es capaz de arriesgarse y salir victorioso de ese empeño, como demuestra con El hilo invisible.

El cine negro norteamericano es uno de los pocos géneros que han mantenido la dignidad a lo largo del tiempo. Hollywood, al igual que sus aledaños indie, se ha ido volviendo más vago y pueril en las últimas décadas, pero generalmente el noir que ha surgido de esos lares ha sido más que aceptable.



Eddie (Mark Wahlberg) es un joven que sueña con ser actor cuando le descubre Jaca Hormer (Burt Reynolds), un director de cine porno que considera su trabajo como una forma de arte.



There Will Be Blood (Pozos de Ambición) mezcla diferentes temas propios de la cinematografía americana para explorar la poderosa confluencia de la ambición, la riqueza, la familia y el atractivo magnético del Oeste.