graciasportadadefesq

Paradojas del Nuevo Mundo

Ciudad de los Reyes (Lima), 23 de octubre de 1620. El protomédico Melchor de Amusco firma la aprobación que autoriza la publicación de las Breves advertencias para beber frío con nieve, obra del toledano Matías de Porres, médico de cámara del virrey Príncipe de Esquilache.

Yo tenía 27 años y emprendía mi primer viaje en soledad. Y no me estrené de cualquier forma, no. Elegí Perú, ahí es nada.

El Virreinato del Perú fue la más opulenta y culta de las colonias españolas de la América del Sur; la que alcanzó a ser visitada por más eminentes ingenios de la Península, y la que, por haber gozado del beneficio de la imprenta desde fines del siglo XVI, pudo salvar del olvido mayor número de muestras de su primitiva producción literaria. Pero, más desgraciada que México, no ha logrado todavía un Icazbalceta que recoja cuidadosamente todas las reliquias del período colonial y levante con ellas imperecedero monumento. Faltos, pues, de un guía tan docto y autorizado, hemos tenido que recoger afanosamente las noticias literarias del Perú en fuentes muy varias y dispersas, y seguramente nuestro trabajo hubiera resultado incompletísimo, sobre todo, para los primeros tiempos de la colonia, si generosamente no se hubiera brindado a enriquecerle con noticias peregrinas el que, sin agravio de nadie, podemos llamar nuestro primer americanista, D. Marcos Jiménez de la Espada.