graciasportadadefesq

Hay quienes no perdonan a sus grupos de juventud que crezcan, que maduren, que dejen de tener veinte años. Eso es lo que parece ocurrirles a algunos críticos con Placebo. O tal vez simplemente la displicencia parece una actitud más apropiada. Lo cierto es que cuando un grupo al que llevas siguiendo desde la adolescencia, cuyas canciones te han acompañado en momentos clave de tu vida, buenos o malos, saca nuevo disco es normal sentir cierta ansiedad.