graciasportadadefesq

"Notas sobre Venecia", de Juan Lamillar

Quien dice Venecia, dice arte y literatura. La ciudad no conoce apenas rivales como escenario de relatos y poemas inolvidables, y en este sentido, la percepción de lo veneciano ‒gracias sean dadas a los dioses‒ no depende de los folletos turísticos, sino de la estratificación de muchos recuerdos ilustres.

Un esbozo biográfico de Diego Rivera, tan interesante como siempre lo es Ramón al contar las vidas de otros. No logra que sienta simpatía hacia Rivera, sino más bien todo lo contrario, por ejemplo al contar la anécdota de lo que respondía cuando le preguntaba por qué llevaba pistola: “Para orientar a la crítica”.

En enero de 1931 se anunciaba en Price la actuación de Mister Heinemann, ilusionista, con la urna misteriosa y sus náyades. Era el número final del programa. Mister

Difícil de encuadrar, resbaladizo a las clasificaciones, Ramón sigue siendo más un escritor del cual se habla que un escritor leído. Es como un autor sin textos, del que hubiese sobrevivido su figura anecdótica y se hubiera perdido la obra.

Greguerías analógicas y digitales

Aunque puede haber parecido lo contrario durante la presentación, yo he admirado y admiro mucho a Ramón Gómez de la Serna, pero hay que admitir que sus libros son de difícil lectura a causa de su mucho ingenio.

Algunas destrezas de Shakespeare

En las obras de Shakespeare es fácil encontrar decenas de frases ingeniosas, hallazgos retóricos, conceptos e ideas dignas de ser repetidas.

Difícil de encuadrar, resbaladizo a las clasificaciones, Ramón sigue siendo más un escritor del cual se habla que un escritor leído.

"El novelista", de Ramón Gómez de la Serna

El novelista se recrimina a sí mismo éste o aquel defecto. Aun prometiéndose no corregir demasiado, Castilla empieza a sentir cierta repugnancia por la obra pasada.



En esta novela de Ramón Gómez de la Serna, lo pintoresco del personaje de Palmyra nace de su decadente necesidad de hallar un compañero que anime sus días en la mansión donde vive.