Trestesauros500

Cuando Parque Jurásico (1993) se convirtió en la película más taquillera de todos los tiempos, Universal Studios tomó la obvia decisión de producir una secuela. Michael Crichton, que no tenía previsto continuar la historia de su primera novela, se vio más o menos forzado a volver sobre los personajes y en 1995 presentó El mundo perdido, de la que ya hablé en un artículo anterior y cuya lectura recuerda inevitablemente a la novelización de un guión cinematográfico.

Nos hemos convertido, por distintas razones, en un espectadores cínicos. En estos tiempos, los cineastas encargados de hacer películas de Superman sienten vergüenza a la hora de decir la palabra “Superman”, y convierten al héroe por excelencia en un personaje amargado y homicida. No hay lugar para la pureza, todo tiene que verse a través de una lente de desdén.



Se supone que las bodas son para reunir a la familia y los amigos para celebrar el amor de una pareja, pero para la mayoría de los invitados solteros estas grandes fiestas también son importantes por la barra libre y la posibilidad de conocer a alguien.

Con ¡Qué dilema! (The Dilemma), Ron Howard se reincorpora a esa fiesta sin fin que es la comedia de enredo hollywoodense. Con este moderno y ácido vodevil, Howard quiere satisfacer a un público que coincide con el perfil demográfico de sus protagonistas: Vince Vaughn, Kevin James, Winona Ryder y Jennifer Connelly.

Encuentro con Vince Vaughn. "Fred Claus"



La Navidad, por supuesto... Pensándolo bien, tiene su gracia: los mismos espectadores que a lo largo del año esperamos películas originales y estimulantes, nos sentimos encantados cuando la cartelera navideña cumple con una vieja tradición. La de brindarnos títulos familiares, en los que, a ser posible, aparezcan Papá Noel, su trineo tirado por renos y esa legión de duendecillos que empaquetan regalos con papel de colores.