Trestesauros500

La relectura es una buena consejera. He releído un artículo de Manuel Ribas Piera que publicó la revista Arquitecturas Bis en su número 10 (noviembre de 1975), donde este arquitecto y urbanista barcelonés realiza un brillante análisis sobre los orígenes del neogótico y del romanticismo en el siglo XVIII.

William Beckford (1759–1844), perfecto prototipo del millonario excéntrico del prerromanticismo inglés, ha pasado a la historia de la literatura por su nouvelle gótico–oriental Vathek, que en su tiempo gozó de una notoria celebridad –Byron la llamaba «mi biblia»– y que más de cien años después los simbolistas rescatarían justamente del olvido.

Cuando William Beckford (1760–1844) concibió su célebre obra Vathek, la imaginó como un conjunto de historias, cuatro en total, que recogerían la exuberancia e imaginación oriental de Las mil y una noches.