Trestesauros500

Raymond Smullyan propone problemas de ajedrez en los que, en vez de averiguar cómo se puede matar al rey en tres jugadas, hay que averiguar, dado un tablero con las piezas situadas en una posición determinada, qué sucedió en las últimas jugadas. Es decir, no se pregunta por lo que va a suceder, sino por lo que ya ha sucedido. Se tiene que deducir el pasado, en vez de anticipar el futuro.

Raymond Smullyan es un lógico estadounidense que ha escrito varios libros acerca de veraces y mendaces, vampiros, damas, tigres y aventuras de Alicia que Lewis Carroll, sin duda, habría amado. También es uno de los mayores expertos en ajedrez retrospectivo, al que ha dedicado al menos dos de sus libros.

Torrencial, apasionante y revelador, el libro de Leontxo García viene a ser un ejemplo magnífico de la necesaria confluencia entre las humanidades y la ciencia. No solo es un estudio multidiciplinar del ajedrez: es también un tesoro de anécdotas, un ensayo histórico, un estudio pedagógico y un modelo de buena divulgación científica.

No empezó a jugar al ajedrez hasta los trece años y a competir en serio con diecisiete. Aunque consiguió el título de Maestro de la Federación Internacional de Ajedrez (FIDE), pronto Leontxo García (Irún, 1956) descubrió que su verdadera vocación era el periodismo. Hoy es conferenciante, comentarista, presentador y periodista especializado en este juego. Su último libro analiza la relación entre el deporte más cerebral y la ciencia.