graciasportadadefesq

Giacomo Boncompagni

Giacomo Boncompagni (1548-1612). Hijo natural de Ugo Boncompagni, futuro Gregorio XIII, el Papa que culminó la Reforma Católica emanada de Trento, el del Calendario Gregoriano.

Los perros del durmiente

The dogs of the sleeper… Bernard Reis, asesor de Peggy Guggenheim, coleccionista de arte y famoso por las suculentas cenas que su esposa Becky preparaba en su casa neoyorkina, propuso, en una de aquellas veladas (la de Acción de Gracias de 1941), la fuente de financiación de la que nacería VVV, la revista surrealista encargada de recoger la producción de los Breton, Ernst y demás artistas europeos. Una fuente de financiación que pasaba por vender una colección de obras. Un número especial, conocido como VVV Portfolio, compuesto por cinco aguafuertes, tres dibujos, un collage, un grabado y una copia en gelatina de plata. Once artistas. Diez hombres y una mujer. Una sola mujer, Leonora Carrington, que contribuyó con un aguafuerte, sin título, cargado de caballos y perros, con una enigmática anotación especular en el centro mismo:

Gustav Meyrink, hermético

Pues resulta que el viernes se me ocurrió mirar lo que tenía en una bolsa que, arrumbada detrás de una puerta, me traje, hace años, de casa de Carlos Gilly. Cuando Carlos vivía en Mora, Mora de Toledo, acostumbrábamos a pasar no pocos domingos en su compañía. Salíamos pronto de Madrid y llegábamos para desayunar, en aquella cocina maravillosa, con vistas al pequeño jardín interior.

La Mansión de las Aguas

Durante años, muchos, El Escorial fue como mi segunda casa. Eran los tiempos en los que preparaba mi tesis doctoral. Unas veces iba sola (las más); otras, acompañada de amigas.

Libros de secretos

Hace doce años, cuando era impensable contar con la multitud de ediciones digitalizadas que tenemos hoy en día; cuando las investigaciones se seguían haciendo sobre catálogos manuales o, en el mejor de los casos, sobre catálogos impresos; cuando en este país nuestro nadie (repito, NADIE) había escrito una maldita palabra sobre "libros de secretos", yo publiqué un estudio sobre las ediciones en castellano de los Secreti de Alessio Piemontese, un auténtico best-seller de la época.

Pues aquí tenéis una Steganographia manuscrita, conservada en la Biblioteca Nacional de Madrid. Basada, según se dice en la portada, en la obra homónima del abad Tritemio, el célebre Johannes Trithemius, abad de Sponheim, uno de los mayores coleccionistas de manuscritos mágicos medievales. A Tritemio se debe, entre otros, el conocido como Antipalus Maleficiorum, la primera bibliografía de escritos mágicos conocida, elaborada hacía 1508.

Dos secretistas

No es casual que los dos secretistas españoles fueran valenciano y turolense, respectivamente. Y digo que no es casual porque la vinculación de los reinos de Valencia y Aragón con los estados italianos viene de lejos. Y resulta que los secretistas, los profesores de secretos, nacieron en Italia.

Torre de destilación

Dice fray Miquel Agustí, autor del conocido como Libro del Prior, que son las mujeres de la casa las encargadas de elaborar las aguas y elixires medicinales con los que curar las dolencias de su familia. Para ello, recomienda una serie de hornos destilatorios entre los que destaca, por méritos propios, esta torre filosofal. Y cuenta que ese es el estilo en que se destilan las aguas en Venecia.

Sophia. Sapientia Dei. La Diosa creadora alimentando, de sus pechos, a dos hombres sabios. La Diosa coronada, en quien reside la sabiduría, acogiendo en su seno a aquellos que quieren acceder al conocimiento.

Museo de brujos

Y la historia dice así:
1. Resulta que todos los machirulos surrealistas eran unos fascinados por el esoterismo vario. Leían todo lo que caía en sus manos sobre magia, alquimia, Tarot. Se reunían en sórdidos cafés y elaboraban toda suerte de teorías variopintas. Uno de sus libros de cabecera fue Le Musée des Sorciers, Mages et Alchimistes (París, 1929), de Grillot de Givry, ocultista parisino que había estudiado con los jesuitas y se había interesado, desde muy joven, por la alquimia, llegando a traducir al francés la obra completa de Paracelso.