Trestesauros500

“Truth” es un álbum que hay que evaluar más por su importancia histórica que por lo que simplemente podemos oír en él. A primera vista (oída), el álbum está repleto de covers de temas blueseros antiguos con un toque duro cercano a lo que hacía Cream poco antes, aunque con muchísima mejor voz (lo siento, pero Jack Bruce no tiene nada que hacer contra Rod Stewart, aunque éste se pasara a capitanear el barco del Disco a finales de los 70). Sólo situándolo en su contexto, “Truth” adquiere pleno significado. Y su significado es el de ser la base fundacional de Led Zeppelin, ni más ni menos. Jimmy Page estaba aquí, entre los antiguos Yardbirds y sus futuros proyectos, haciendo de apoyo en uno de los temas (Beck’s Bolero) y esta experiencia tuvo que ser definitiva en su carrera. Sin embargo, parece que Jeff Beck nunca tuvo pretensiones de crear un nuevo sonido con este “Truth”, o al menos de asentarse en el sonido, expandiéndolo y desarollándolo. Podría haber sido el padre del Hard Rock y el Heavy Metal, pero dejó ese encargo a Page y Led Zeppelin.

A veces me pregunto qué habría hecho Eric Clapton sin J.J. Cale. No es por menospreciar a Clapton, cuyo legado con Cream, con John Mayall e incluso el de su propia carrera en solitario son inconmensurables, pero cuando Cale apareció en el mundo de la música está muy claro que Clapton se sintió atraído por el talento del artista de Oklahoma, y viniendo de un hombre con tanto bagaje como el inglés, el interés que debería haber por J.J. Cale es mucho mayor del que hay ahora, aunque creo que él jamás buscó la fama ni el éxito.

Jericho Road (Stony Plain, 2013) nos pilló en pleno cambio de guardia, entre el 2013 y el 2014. Aquel nuevo trabajo del bluesman afroamericano Eric Bibb salía a la venta después de otro álbum muy especial, Brothers in Bamako (Stony Plain, 2012), en el que Bibb colaboraba con el carismático Habib Koité, una de las figuras musicales más interesantes de Malí.

Hay muchos álbumes dobles en vivo que alcanzan la excelencia. Probablemente fue Cream, con Wheels Of Fire (1968), el grupo que configuró la plantilla para este tipo de grabaciones distendidas, que permitían a la banda "explorar" sus canciones más largas, al hacerlas un poco más... ‒¿cómo lo diría?‒ largas.

En la década de los 60, el blues urbano que prosperó desde la postguerra había llegado a sus cotas más altas con figuras de la talla de Muddy Waters, Howlin' Wolf o B.B. King. Pero este estilo musical, cuyo epicentro fue Chicago, y en especial el sello Chess Records, empezaba a perder fuerza.

Calificado como “El mejor concierto del año” por el diario Baltimore Sun, Sade publica el 12 de junio de 2012 en DVD+CD y Blu-ray Bring Me Home. Live 2011.



Con motivo del estreno del documental Shine a Light, dirigido por Martin Scorsese, recorremos la historia del mítico grupo musical que protagoniza esta película.

Michael Jackson ha sido ambicioso e intuitivo, cantante incomparable y showman instintivo e innovador, que alteró profundamente la música y su mercado.

El autor, Nick Johnstone, desvela la vida y obra de una de las más brillantes y problemáticas estrellas británicas.



El destino puede hacer de las suyas a la hora de echar una mano, y cuando se trata de curar un amor atormentado, es capaz de unir a las dos personas más dispares. Eso les pasa a Lazarus y a Rae.