Trestesauros500

Arturo Duperier (Pedro Bernardo, Ávila, 1896 - Madrid, 1959) puede considerarse el discípulo predilecto del llamado “padre de la física moderna española”, Blas Cabrera. Con él investigó el magnetismo en los años 20 del siglo pasado, al mismo tiempo que trabajaba, como auxiliar primero y funcionario después, en el Servicio Meteorológico Nacional.

Blas Cabrera nació el 20 de mayo de 1878 en Arrecife (Lanzarote). En septiembre de 1894 se trasladó a Madrid a estudiar física y matemáticas, lo que contrarió los deseos de su padre, un notario que quería que estudiara derecho. Obtuvo su grado en 1900 y el 14 de octubre de 1901 presentó su tesis doctoral. Unas semanas después era nombrado profesor auxiliar de física matemática.

En septiembre de 1906 culminaban en Bilbao, ante el rey Alfonso XIII, las pruebas del Telekino, el sistema de radiocontrol creado por el ingeniero Leonardo Torres Quevedo. El éxito del invento promovió la creación, en diciembre de aquel año, de la Sociedad de Estudios y Obras de Ingeniería, con el objetivo de construir el primer teleférico abierto al público de la historia: el Transbordador del Monte Ulía, en San Sebastián.

El Premio Nobel de Fisiología y Medicina concedido a Severo Ochoa (1905-1993) sirvió para varias cosas. En su momento, fue un respaldo a su espléndida trayectoria científica, pero también se ha usado como banderín de enganche para las vocaciones que surgieron tras él.

Es uno de los referentes de la ciencia en España. Discípula de Severo Ochoa en su laboratorio de Nueva York, retornó en los años 60 a España para introducir el incipiente campo de la biología molecular. Margarita Salas (Canero, Asturias, 30 de noviembre de 1938) descubrió algunos de los secretos del ADN, desarrolló la patente más exitosa en la historia del CSIC y ahora, recién cumplidos los 80 años, sigue trabajando en su laboratorio del Centro de Biología Molecular Severo Ochoa, en Madrid.

Manuela Tomasa Sánchez de Oreja, la Gran Piscatora Aureliense, es la primera española autora de un tratado astrológico. En 1741 recibió licencia del Consejo de Castilla para publicar su Teatro de Signos y Planetas. Pronóstico y diario general de quartos de Luna, juicio de los acontecimientos naturales y políticos de la Europa y otras partes para el año de 1742. Y ahí aparece, en la portada de su Pronóstico, con su telescopio, su compás, su esfera armilar... todos los instrumentos propios para interpretar los orbes celestes.

Siempre es interesante saber que estos debates que hoy en día nos parecen tan de actualidad, tan de nosotros, tan de tirarnos los trastos a la cabeza, tan de “las dos Españas”, tan de los unos y los otros, llevan acompañándonos siglos.

¿Nacen nuevas neuronas en nuestro cerebro una vez somos adultos? En la comunidad científica, la respuesta ha pasado de ser un rotundo “no” a un poco unánime “sí” en algo más de cincuenta años.

El doctor Eldon Tyrell intentaba consolar al replicante Roy Batty en Blade Runner, dado que estaba a punto de cumplirse su fecha de caducidad como organismo vivo, con una frase ya célebre: “La luz que brilla con el doble de intensidad dura la mitad de tiempo. Y tú has brillado con mucha intensidad Roy.”

La caja para herborizar o vasculum era un elemento imprescindible en el equipo de los botánicos del siglo XIX. En concreto, ésta que conserva el Museo Nacional de Ciencias Naturales (CSIC) tiene un gran valor histórico ya que es probable que fuera utilizada durante la Expedición Científica al Pacífico (1862-1865).