graciasportadadefesq

Mar Maior (Warner, 2012) es un disco impecable, de gran belleza, que además, en la fecha de su lanzamiento, supuso para Luar Na Lubre otra importante primicia. Me refiero, por supuesto, a la incorporación de una nueva vocalista, Paula Rey, que contribuyó con su talento a la prestigiosa trayectoria de esta longeva banda de folk.

Después de las últimas recomendaciones musicales, más oscuras o rebuscadas, me apetecía hablar de un grupo más dulce, aunque esa dulzura solo se vea en la forma, pues las letras son más retorcidas de lo que parece. Es probable que tras diversos artículos dedicados a la electrónica, los aficionados al folk más pop o rock se hayan sentido un poco abandonados. Por eso y para dar cabida a múltiples estilos, esta vez les propongo un grupo folk. Ahora bien, no esperen que hable ni de Mumford and Sons, que me duermen al segundo compás y están, en mi opinión, un poco quemados, y tampoco, por ahora de The Lumineers, aunque me parecen mucho mejor que los anteriores.

Luis Pancorbo es, en la actualidad, el divulgador antropológico más importante de nuestro país. Es también el más culto, o en otras palabras, el que populariza la etnología desde un punto de vista más rico en lecturas y referencias. Sus documentales (toda la serie Otros Pueblos) ya se han convertido en clásicos televisivos, y sus libros –por ejemplo, este que hoy tengo entre manos– hablan de los paraísos y los infiernos de la Tierra sin perder en una sola página su capacidad de sorprender.

El hechizo del cante jondo

Bucear en las raíces de lo inmemorial suele ser una tarea impracticable. Por lo mismo que en este caso todo rastro de origen se ha perdido en la memoria, el origen es imposible de hallar. Hay que proceder por analogía, por reconstrucción imaginaría, a veces por mera intuición.