Trestesauros500

Cuando se habla del Glam hay siempre una serie de nombres recurrentes: David BowieMarc BolanLou Reed y, por supuesto, Brian Eno Bryan Ferry. Éstos dos bribones (por decir una palabra que empezara por “bri”) formaron la banda, como tal, más influyente del género. David Bowie era David BowieBolan era Bolan (en T. Rex, sí, pero bueno), pero Brian Eno y Bryan Ferry eran Roxy Music. Y Roxy Music fue la gran innovadora del Glam. Sonido decadente, texturas ingeniosas, teatralidad, instrumentación variada, estructuras atípicas… todo lo que se puede esperar de cinco estudiantes de arte un poco excéntricos.

Por mucho que me guste la primera época Zappa-esca de “Pretties For You” y “Easy Action”, es innegable que Alice Cooper dio la campanada y se superó a sí mismo en “Love It To Death”. También es un innegable que mandan al carajo el 99% de la experimentación garajera de su primera época para abrazar el Glam Rock y las formas teatrales que tenemos asociadas a Alice Cooper de la misma manera que relacionamos el maquillaje con Kiss, la lengua de Andy Warhol con los Rolling Stones o los porros con Bob Marley. El mundo de la música no perdió mucho con el cambio. Con BeefheartVelvet Underground y Zappa ya teníamos nuestra dosis de experimentación, pero en el año 71… ¡dadnos Glam en vena!

La obra maestra del Glam. El brillante cénit del género. Lo mejor de David Bowie y uno de los discos más esenciales de los 70 (o, al menos, principios de los 70). Ni Marc Bolan, ni Bryan Ferry, ni Gary Glitter, ni Ian Hunter ni nadie más pudieron arrogarse el título de Rey del Glam después de esto. Y es que no se me ocurre ninguna obra que represente el Glam mejor que éste.

Cuanto más escucho determinadas canciones, más me pregunto por qué conservan su magia al cabo de los años. Y a pesar de que uno intenta evitar los clichés, hay películas que contribuyen a perpetuar ese efecto.

Cuando el productor Jim Sharman dirigía el montaje londinense de Jesucristo Superstar, conoció a uno de los intérpretes más singulares de la función, un tipo delgado, de una arrebatada sinceridad, llamado Richard O'Brien.

Scissor Sisters: "Night Work"



Night Work es, sin parangón, el mejor trabajo de Scissor Sisters. Un álbum para bailar, disfrutar y compartir.

Entrevista con Mika

Mika dice que su música puede ser definida con facilidad: "Los principios básicos son que sea alegre e inspiradora, y que no se rinda ante modas o convenciones". Ni que decir tiene que esto trae a colación un concepto antiguo y casi olvidado en el pop: la individualidad.