Trestesauros500

El caso de Phineas Gage

Se llamaba Phineas P. Gage, era barrenero en Cavendish, Vermont, y trabajaba en la construcción del ferrocarril Rutland & Burlington Railroad, y murió el 21 de mayo de 1860 cerca de San Francisco, más o menos 12 años después del día en que debió morir y se salvó.

"Neurociencia para Julia", de Xurxo Mariño

Xurxo Mariño, doctor en biología por la Universidad de Santiago de Compostela y especialista en neurofisiología, es además un divulgador de primera. En su libro Neurociencia para Julia cuenta los principios de esta ciencia para todos los públicos.

A diferencia de algunas vulgarizaciones que a veces llegan a las librerías, Cómo ser humano es un ejemplo de lo que son capaces de hacer los buenos divulgadores ‒en este caso, Graham Lawton y Jeremy Webb‒ cuando exhiben dos cualidades: la claridad expositiva y el rigor científico.

Michael Gazzaniga es probablemente uno de los estudiosos del cerebro más prestigiosos de la actualidad. Autor del fascinante El cerebro ético, Gazzaniga nos ayuda a comprender en esta obra la condición humana a partir del estudio de la naturaleza biológica, psicológica y altamente social de nuestra especie.

En su libro ¿Cuándo? La ciencia de encontrar el momento preciso, Daniel H. Pink, explora un tema apasionante: el impacto de cada momento del día en nuestra capacidad intelectual, en nuestra creatividad y en nuestras emociones.

¿Saben lo que se dice cuando alguien tiene cierto temperamento, no? Que si ha salido a este o a ese familiar. Que si lo lleva en la sangre. Que si son cosas propias de su edad. Que si los de su apellido son de esta o de aquella manera. En definitiva, es lo que todo el mundo viene asumiendo que vamos a decir cuando hablamos de biología del comportamiento. Sin entenderla ni por asomo, claro está.

¿Nacen nuevas neuronas en nuestro cerebro una vez somos adultos? En la comunidad científica, la respuesta ha pasado de ser un rotundo “no” a un poco unánime “sí” en algo más de cincuenta años.

De todas las operaciones quirúrgicas que esperamos no necesitar a lo largo de nuestra vida, la de que nos abran el cráneo para acceder a nuestro cerebro es probablemente una de las primeras de la lista. La mera idea de una trepanación, un término que en sí mismo ya suena medieval, resulta extremadamente intimidante.

Hay algo inherentemente misterioso en el cerebro. Si nos limitamos a su anatomía, quizá parezca un órgano más, sólo que con la magia de albergar nuestra conciencia. Y ahí es donde ese enigma biológico se convierte en un fenómeno apasionante desde el punto de vista científico.

El conocimiento

Nuestra especie ha logrado sobrevivir y ser exitosa gracias fundamentalmente a su intelecto, esa poderosa herramienta que le permite generar conocimiento sobre el mundo que la rodea.