Trestesauros500

Shutter Island, la novela de Dennis Lehane

Shutter Island, de Dennis Lehane, mezcla elementos de misterio gótico, novela de detectives, conspiraciones, vueltas de tuerca y un terror al estilo de Edgar Allan Poe para crear un inquietante efecto que sorprende y fascina al lector.

La saga Millennium

El realizador de Los hombres que no amaban a las mujeres, Niels Arden Oplev, comenta en el siguiente artículo el modo en que llevó a la gran pantalla la primera parte de la trilogía Millennium, escrita por Stieg Larsson.

"Detective Magazines", de Eric Godtland



Un homicidio relativamente oscuro, una vampiresa en busca de emociones barriobajeras y un detective que ventila los trapos sucios de un mafioso. A los asiduos de novelas policiacas como L.A. Confidential, El gran desierto o La dalia negra, estos tres elementos les dirán mucho, pues forman parte del repertorio urdido por el mejor escritor vivo de novela negra, James Ellroy.

"Furia", de Jonathan Kellerman

A Jonathan Kellerman le debemos mucho los lectores asiduos de la novela policiaca. Por eso hay que celebrar el retorno de su personaje más conocido, el psicólogo forense Alex Delaware, inmerso en una trama tan intrincada como sobrecogedora.

"Reina del crimen", de Megan Abbott

Valdemar presenta una obra galardonada con el premio Edgar Allan Poe 2008 a la mejor novela de misterio norteamericana del año.

Desde los magistrales cuentos de Edgar Allan Poe hasta las espectaculares novelas de espionaje, el género policial ha acumulado una extraordinaria riqueza de títulos y una notable variedad estilística.

"La dama del lago", de Raymond Chandler

Cuarta novela publicada por Raymond Chandler (1888-1959), La dama del lago (1943) fue una de las obras más largamente gestadas por su autor, así como una de las de mayor éxito de público.

Escrita entre Adiós, muñeca y La dama del lago, La ventana alta, publicada por Raymond Chandler (1888-1959) en 1942, gira en torno a la desaparición de una moneda valorada en una pequeña fortuna.

"La dalia azul", de Raymond Chandler

El mejor ejemplo de la relación que Raymond Chandler mantuvo con el complejo industrial de Hollywood se encuentra en La dalia azul, una novela inacabada que en 1946 el autor convirtió en completo y espléndido guión cinematográfico en pocas pero intensísimas jornadas de trabajo forzado.

"Adiós, muñeca", de Raymond Chandler

"Me gustan las chicas suaves y llamativas, duras y cargadas de pecados", confiesa Philip Marlowe. Y así es Velma Valente, la pelirroja que conquista al famoso detective privado y lo envuelve en una intriga en la que el crimen se mezcla con un robo de joyas y un sucio negocio de drogas.