Trestesauros500

"Poesía y revelación", de Juan Larrea

Juan Larrea (Bilbao 1895–Córdoba, Argentina 1980) es sin duda una de las figuras más influyentes y desconcertantes de la Generación del 27, al que su interés en permanecer al margen de la vida cultural de la época, su traslado a Francia años antes de la guerra y su posterior exilio al otro lado del Atlántico, le privaron del reconocimiento.

Vicente Aleixandre: "Poesías completas"

El primer estadio del sujeto en la poesía de Vicente Aleixandre se articula en una parábola que empieza en Ámbito (1927) y llega a Mundo a solas (1936), atravesando Pasión de la tierra, Espadas como labios y La destrucción o el amor.

Gil fue un escritor intermitente y en sus iluminaciones momentáneas alcanzó su mejor dimensión. Sus aportes a la teoría del acto poético, en particular, tienen una agudeza que choca con la crítica al uso de su tiempo (los años cincuenta) y, a la vuelta de las modas, con la actual.

El poeta y escritor José Manuel Caballero Bonald (Jerez de la Frontera, 1926) es una de las voces más significativas de la literatura española contemporánea. Fue profesor universitario en Bogotá y es Doctor Honoris Causa por la Universidad de Cádiz. Su amplia obra –poesía, novelas, ensayos y memorias– le sitúa en un lugar preeminente de la memoria literaria de nuestro país y le ha hecho merecedor de numerosos galardones, como el Premio de la Crítica, el Premio Reina Sofía de Poesía Iberoamericana, el Premio Nacional de las Letras, el Premio Nacional de Poesía y la Medalla de Oro del CBA. En 1997 fue declarado Hijo Predilecto de Andalucía.

19 de abril de 1884. Rosario de Acuña se transforma en la primera mujer que interviene en una velada poética del Ateneo de Madrid.

Para ti, que no sabes...
Honda pasión o grito ronco, qué importa. En vano lo pregunto cada tarde. En desigual batalla se plantea la lucha entre el tiempo que perdimos y el porvenir que acecha sin que sepamos cómo. En qué forma o motivo llegará hasta nosotros la huella de los días... En qué cuerpo hallaremos el consuelo que alivie un cansancio de siglos...

"Esta madera negra, los estantes"

Abrí el libro despacio, con cierta prevención. La poesía tiene un click y, si no suena, la cosa tiene poco arreglo. Volatilidad del verso, como el perfume de la flor del magnolio que se apaga cada noche y cada amanecer reverdece. Abrí el libro, sí. La cubierta es de color albero, el color de Sevilla, y el interior, con páginas de rugosa textura amarillenta, parece confortable. Como si pudieras descansar en él quién sabe qué cansancio o qué desdicha.

"Platero y yo"... y yo

No sé si en algún lugar he escrito algo sobre Platero y yo, pero da igual. Porque podría dedicarle muchas páginas, porque hay muchos recuerdos, muchas vivencias enhebradas a su lectura. En todo caso, como las efemérides han de servir para renovar en nosotros el deseo de leer, aprovecho que se celebra estos días el centenario de su publicación para escribir de ese libro, mal llamado de niños, que tantas veces he leído, oído y escrito.

José Carlos Rosales (Granada, 1952) acaba de publicar en la editorial Renacimiento la antología poética Un paisaje, que aúna poemas de los últimos 30 años. José Carlos es uno de los más sólidos y personales aunque también, quizás, uno de los más desconocidos valores de la llamada “generación novísima”, a pesar de que su aparición como poeta sea singularmente tardía, ya que su primer libro data de 1988.

Sabido es que durante todo el siglo XV este metro fue instrumento casi obligado de la poesía narrativa y didáctica, y que sólo después de larga resistencia cedió su puesto al endecasílabo italiano en la primera mitad del XVI. Su tipo clásico y más célebre, y, por consiguiente, el que con más cuidado y detención estudia el señor Morel-Fatio, es el de las Trescientas de Juan de Mena, que comparado, sin embargo, con los versos dodecasílabos de otros poetas, ofrece particularidades muy dignas de estudio y aún cierta irregularidad que parece intencionada y es a primera vista inexplicable.