Para el que no lo conozca, Richard Pinhas es un sofisticado guitarrista progresivo francés que lleva grabando de forma casi ininterrumpida desde 1972 y del que apenas hace un par de meses nos acaba de llegar un nuevo trabajo, Reverse (Bureau B, 25 de enero de 2017).

13 Degrees of Reality (Now-Again Records, 2013), cuarto álbum de estudio de The Heliocentrics, se cierra con cuatro piezas ("Prepare For Lift-Off", "Path Of The Black Sun", "Calabash" y "Vibrations Of The Fallen Angels") que culminan con una melopea soberbia, idónea para caracterizar el estilo y la ambición de este grupo londinense que en su día formaron el percusionista Malcolm Catto, el bajista Jake Ferguson, el guitarrista Adrian Owusu y el multi-instrumentista Jack Yglesias.

Cuando entrevisté a Bernardo Bonezzi, tiempo antes de su triste desaparición, me habló de sus últimos discos en solitario. Surgió en aquella charla el nombre de un músico, Klaus Mechanik, con una personalidad guitarrística que a Bonezzi le recordaba la de su añorado Robert Fripp.

En 1972 Todd Rundgren nos decía cómo había que escuchar un disco... Así nos lo explicaba en su doble álbum Something/Anything?, editado en febrero de ese mismo año y grabado a finales de 1971.

Hay una recopilación crucial para saber lo que se cocía musicalmente en la Barcelona de mediados de los años setenta. Se trata de Musica Laietana - Zeleste (Picap Records, 2009), que pone en el pedestal que le corresponde a la sala Zeleste, epicentro de ese movimiento que todos convenimos en llamar ona laietana o música layetana.