graciasportadadefesq

Cualquier persona sabe que no siempre es fácil distinguir el sueño de la vigilia. Un día recordamos una pequeña anécdota y la contamos como si hubiese sucedido realmente. De pronto, nos damos cuenta de que aquello nunca sucedió, que fue sólo un sueño.



El sueño, su importancia y su posible significado, fueron motivo de inquietud y tratados desde la más remota antigüedad.



El tímido e introvertido Stephane (Gael García Bernal) tiene un aburrido puesto de trabajo en una pequeña oficina. Un día conoce a su vecina, Stephanie (Charlotte Gainsbourg) que inicialmente le confunde con un empleado de mudanzas, y él, demasiado tímido para sacarla del error, debe fingir que no vive al lado para que la nueva amistad continúe creciendo.


Sin duda, la parte más atractiva del Freud confesional es el relato y la lectura de sus propios sueños. Volvemos al mundo romántico, es decir, a concebirnos como un epifenómeno de lo que soñamos.