Trestesauros500

Primera o segunda cadena. Poco importa si en color o en blanco y negro: el caso es que aquella televisión de nuestra infancia y juventud resume un viaje audiovisual fascinante, que nos llevó de la dictadura a la libertad, y desde una programación digna de un despotismo ilustrado ‒la de los primeros años de la democracia‒ hasta una oferta bastante más frívola, despojada por completo de pedagogía.

Un televidente puede ser entendido como un protohumano que renuncia a su libertad de llegar a ser completamente humano a cambio del peligroso placer de no pensar en nada y olvidarse de sus problemas. Que la televisión es el más importante instrumento del sistema para controlar el psiquismo de las masas es de perogrullo.

Teleadicción

Hoy que la tecnología avanza que es una barbaridad —a veces parece marchar más rápido de lo que podemos asimilarla—, muchos se preocupan pensando en cómo se puede ver alterado nuestro estilo de vida. La imagen clásica es la de las máquinas que deshumanizan y tiranizan al individuo. Se trata de exageraciones propias de la ciencia ficción, claro. Pero si aún está lejos el día en que los seres humanos sean “esclavizados” por las máquinas, sí parecen estar apareciendo las llamadas adicciones tecnológicas.

La llamada “caja tonta” tiene tan mala (y tan bien ganada) fama que parecería imposible pensar hallar algo decente (por ejemplo, ciencia) en ella. Sin embargo, de vez en cuando ha ofrecido excelentes ejemplos de ciencia popular: el más famoso es la serie Cosmos, del astrónomo Carl Sagan. Y desde hace años el Discovery Channel ha estado refutando, aunque sea de manera superficial, el mito de que “la ciencia no vende”.

Gala Inocente Inocente 2013

Esta noche es la gala de Inocente, Inocente y, un año más, he sido el encargado de ocuparme de las bromas a los famosos. Una edición especialmente dura pero intensamente gratificante. Puede que éste sea el año en el que mejor nivel general han alcanzado las inocentadas en los últimos tiempos, y en el que más variedad de temas y víctimas hayamos tenido.

Parte de guerra número uno

"Trabajar en el cine era vergonzoso, era lo más despreciable... Gracias a Dios se inventó la televisión." (Billy Wilder)

Maldita nostalgia

De un tiempo a esta parte, cuando enciendo la televisión sea la hora que sea, me encuentro con una serie que conozco. Y no por qué sea adicto a la programación actual, no, sino porque los programadores de los canales digitales están reciclando cualquier cosa que tuvo éxito en el pasado.

"Teleshakespeare", de Jorge Carrión

Las teleseries. ¿Qué más se puede decir sobre ellas? La ficción que nos trae la pequeña pantalla supera en calidad a la cinematográfica. En realidad, las series pasan por una Edad de Plata. Jorge Carrión se encarga de analizar concienzudamente las claves de este fenómeno en un libro muy recomendable, Teleshakespeare.

Paul Newman y la televisión

Nada, ni siquiera una mala película o una mala representación teatral parecía despertar tanta irritación en el ánimo de Paul Newman como el formato televisivo.

Poco preparado para la celebridad, Nick Nolte acepta un papel en una teleserie que cambiará por completo su ritmo de vida, sus aspiraciones e incluso su consideración en el mundo profesional.