Los Piddington: cuando no había transistores

Pocas veces la palabra evasión, referida a un espectáculo, adquirió un sentido tan nítido como en el caso de Sydney Piddington.

Este aprendiz de mago, nacido durante la Primera Guerra Mundial en Australia, fue reclutado por las fuerzas armadas de su país durante la Segunda. Como aprendiz de artillero, asistió a la caída de Singapur. La derrota le condujo al campo de concentración Chan Chang, una sucia ratonera donde la vida era un auténtico infierno.

Entre sus compañeros se encontraba el dibujante Ronald Searle, que dejó un puñado de apuntes de las condiciones de vida de los prisioneros. También el novelista Russell Braddon, que describió las penalidades del cautiverio en La isla desnuda y acabó convirtiéndose en biógrafo del Piddington.

El joven artillero encontró casualmente un ejemplar suelto de una revista de psicología en el que el Dr. JB Rhine escribía sobre telepatía. Empezó a experimentar, y terminó diseñando un espectáculo teatral con el que entretener a sus compañeros de infortunio. Se trataba de que, por unos momentos, olvidaran la violencia de los guardianes, de los extenuantes trabajos forzados, de la desnutrición y de las enfermedades. A veces, lo consiguió en circunstancias muy difíciles.

Al terminar la guerra, Sydney Piddington volvió a Australia y se casó con una joven actriz radiofónica llamada Lesley Popei. Juntos adaptaron para la radio el espectáculo de telepatía concebido para el campo de concentración. Y funcionó. Lo que al menos nos empuja a preguntarnos sobre el estado anímico de los lugares supuestamente libres.

Fue un auténtico éxito. La BBC les ofreció un sustancioso contrato y se trasladaron a Londres, donde el éxito se reprodujo.

Los Piddingtons se mostraban capaces de comunicarse entre sí a pesar de la distancia, del aislamiento, de los obstáculos. Reinaban en el horario nocturno. Hasta veinte millones de espectadores aguardaban el comienzo de su espacio.

En una época en la que no existían los microtransistores, la pareja se intercambiaba mensajes e informaciones entre el estudio de la BBC y las mazmorras de la Torre de Londres o una campana de buceo, sumergida en las aguas del Támesis.

Los Piddingtons involucraban en la solución del dilema a un público expectante. Su lema era: Usted es el juez.

Se desencadenaron apasionadas discusiones. Los espectadores sostenían variadas teorías para explicar el fenómeno. Las condiciones en que se efectuaban los programas eran controladas rigurosamente por especialistas independientes. Esa fue parte importante de su éxito.

Se pensaba en la existencia de un código. ¿Pero cómo lograban trasmitirlo? La mayor parte de las explicaciones fueron desmontadas por la pareja.

Chesterton hubiera dicho que los ingleses, un pueblo que recurre a menudo a hablar del tiempo, disponía al fin de un tema de conversación interminable. ¿Cómo lo hacían? Después de años de cavilaciones nadie fue capaz de ofrecer una explicación convincente. Los Piddingtons tampoco.

Naturalmente existía una explicación. Pero no se la transmitieron a nadie y se la llevaron a la tumba.

Copyright del artículo © Ramón Mayrata. Reservados todos los derechos.

 

Ramón Mayrata

Poeta y novelista, ha ejercido también el periodismo escrito y ha trabajado como guionista de radio y de televisión.

A los diecinueve años publicó su primer libro de poemas: Estética de la serpiente (1972). Un año antes aparecieron sus poemas iniciales en la antología Espejo del amor y de la muerte, prologada por Vicente Aleixandre (1971).

Trabajó como antropólogo en el antiguo Sahara español en pleno proceso de descolonización. Estas experiencias fueron la materia de su primera novela: El imperio desierto (Mondadori, 1992).

Su relación con los medios de comunicación le sugiere un libro de relatos, Si me escuchas esta noche (Mondadori, 1991) y su segunda novela El sillón malva (Planeta, 1994). Completan su obra narrativa: Alí Bey, el Abasí (Planeta 1995), traducida al árabe, y Miracielos (Muchnik, 2000).

Junto a Juan Tamariz fundó y dirigió la editorial Frackson especializada en libros técnicos de magia. Fruto de su relación con la magia y el ilusionismo son Por arte de magia. Una historia del ilusionismo (1982) y La sangre del turco (1990), y dos incursiones en el teatro mágico: La Vía Láctea (1993) y El viaje de los autómatas.

En la última década del siglo pasado y en los primeros años de este prosiguió la publicación de su obra poética. Asimismo, ha escrito numerosos textos sobre arte en libros, en revistas y en catálogos dedicados a los pintores Eduardo Arroyo, Ramón Gaya, Carlos Franco y José Luis Tirado y a los fotógrafos Isabel Muñoz, Ricardo Vinós y Ciucco Gutiérrez.

La agencia Metropolitan distribuyó sus artículos de opinión sobre la actualidad cultural en una veintena de periódicos locales. Ha colaborado en las revistas Camp de l´arpa, Fablas, Sábado Gráfico, Revista de Occidente, Poesía española, Ozono, Nueva Lente, Arte Contemporáneo/Arco, Boletín de la Fundación Juan March, Reseña, La Luna, Fin de siglo, El Urogallo, El Europeo, La Fábrica, La Balsa de La Medusa, Revista Atlántica de Poesía, El rapto de Europa, etc..

Ha ejercido la crítica literaria en El Sol, El País y ABC y dirigió un programa semanal sobre literatura en Radio 3. En la actualidad colabora en El Norte de Castilla, donde se ocupa de crítica de libros de narrativa.

Desde 1982, y a lo largo de más de veinte años, ha sido guionista de varias series de televisión (TVE y Antena 3) y programas de radio (RNE). Junto a Francisco Otero dirigió la revista electrónica El Adelantado de Indiana. En la actualidad imparte talleres sobre técnicas literarias y escritura creativa en distintas instituciones culturales y cursos de literatura para universidades norteamericanas.

 

Sitio Web: www.ramonmayrata.com/

Social Profiles

logonegrolibros

  • Proteo el cambiante
    Escrito por
    Proteo el cambiante Es indudable que Shakespeare eligió el nombre de Proteo (el dios marino transformista de la mitología griega) en Los dos hidalgos de Verona para resaltar su carácter cambiante: se enamora de Julia, sí, pero enseguida se enamora…
  • Arte proustiano
    Escrito por
    Arte proustiano Proust prefería, en su adolescencia, a Meissonier y, en 1892, declaró que lo sustituía por Leonardo y Rembrandt. Un humanista enciclopédico y un pintor del tiempo, capaz de retratarle a un mismo modelo a lo…

logonegrociencia

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

  • ¿Química o física?
    ¿Química o física? Conviene reflexionar si sigue siendo buena idea dividir el conocimiento científico en las disciplinas clásicas: física, química, biología… Y es que la naturaleza es una. Segmentarla para estudiarla mejor es una buena estrategia de trabajo,…
  • Un público difícil
    Escrito por
    Un público difícil ¿Alguna vez os habéis lamentado, en el cine, a causa de la actitud molesta de algunos espectadores? Si así es, no os falta razón, pero no consideréis que este es un fenómeno nuevo o que…

Cartelera

Cine clásico

  • John Forsythe, el galán suave
    Escrito por
    John Forsythe, el galán suave «El drama denso no está en mi naturaleza», dice John Forsythe. «Prefiero la comedia o situaciones humanas que provoquen una sensación de alegría y risa.» «Pero ¿quién mató a Harry?» es un agudo film de…

logonegrofuturo2

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

logonegrolibros

bae22, CC

logonegromusica

Namlai000, CC

  • Glinka ante el piano
    Escrito por
    Glinka ante el piano Se dice, y con ameritada razón, que Glinka abre el espacio del nacionalismo musical ruso. Bien, pero: ¿estamos, con él, ante el tópico del alma rusa? Me atrevo a decir que sí, en tanto por…

logonegroecologia

Mathias Appel, CC

logonegrofuturo2

Petar Milošević, CC