El tiempo…

El tiempo… "Cosmos: A Spacetime Odyssey" © Cosmos Studios, Fuzzy Door Productions, Santa Fe Studios, Fox, National Geographic Channel. Reservados todos los derechos.

Todos sabemos instintivamente qué es el tiempo, pero resulta difícil definirlo. Es ya trillado el comentario de San Agustín de Hipona: "Si nadie me pregunta lo sé; pero si trato de explicarlo no lo sé".

Al pensar el tiempo con más profundidad, y a la luz del conocimiento científico y filosófico (sí, también la filosofía produce conocimiento), resulta ser bastante más complicado de lo que parece a primera vista.

Nuestra visión intuitiva es que el tiempo es sólo algo que sucede: el flujo de los eventos, de la vida. Tradicionalmente se le ha comparado con un río que corre incesantemente, y por igual para todos. Esto nos permite medir el cambio (a qué velocidad ocurren los sucesos, en relación con una medida del tiempo) y hablar de simultaneidad: algunas cosas ocurren al mismo tiempo.

Desde esa visión, sus propiedades eran simples: existía el pasado, que era inmutable. Existe el presente, en el que vivimos, y con el que vamos avanzando a través de la "línea" del tiempo. Y ese avance nos saca del pasado para llevarnos al futuro, que existirá conforme vayamos adentrándonos en él. Y el futuro, a diferencia del pasado inalterable, puede ser moldeado —o al menos así lo creemos— por nuestras decisiones presentes. Esa cualidad "borrosa", indefinida, del futuro es la que hace posible nuestro libre albedrío. Toda la física newtoniana se basaba en esta idea del tiempo universalmente válido, que fluye igual para todos, en cualquier lugar (independientemente de que en ciertas circunstancias "parezca" fluir más rápida o más lentamente, como han cantado desde siempre los poetas…).

Pero entonces llegó Einstein. Y con él, el desorden. Porque su teoría de la relatividad, basada en hechos, nos mostró que el tiempo (al igual que el espacio) es, precisamente, relativo. Depende del marco de referencia del observador: de su estado de reposo o movimiento. No existe marco de referencia privilegiado, y hablar de un tiempo universal o incluso de simultaneidad en términos absolutos, se volvió imposible.

Para la relatividad el tiempo es una dimensión, igual que las tres que conforman el espacio (aunque sólo nos podemos mover en él en una dirección). Y esto implica, necesariamente, que el futuro tendría que ser tan fijo e inmodificable como el pasado, mientras que el presente es sólo el punto a través del que estamos pasando en nuestro avance por la dimensión temporal.

Pero si el tiempo no es algo que se crea sobre la marcha, sino que existe como algo fijo, la consecuencia inescapable es que el concepto de libre albedrío, de que tenemos la posibilidad de influir en nuestro destino, se desvanece.

Claro que existe también la posibilidad de que existan múltiples futuros, entre los que podemos elegir con cada acción… pero esa es ya otra historia.

Copyright © Martín Bonfil Olivera. Artículo publicado previamente en "¿Cómo ves?", revista mensual de la Dirección General de Divulgación de la Ciencia de la UNAM, y reproducido en "The Cult" con fines no lucrativos. Reservados todos los derechos.

Martín Bonfil Olivera

Martín Bonfil Olivera, mexicano, es químico farmacéutico biólogo y estudió la maestría en enseñanza e historia de la biología de la Facultad de Ciencias, ambas en la UNAM.

Desde 1990 se ha dedicado a la divulgación de la ciencia por escrito. Colaboró en los proyectos del museo de ciencias Universum y el Museo de la Luz, de la UNAM. Es autor de varios libros de divulgación científica y hasta 2008 fue editor de libros y del boletín El muégano divulgador.

Ha sido  profesor de la Facultad de Ciencias de la UNAM y la Escuela de Periodismo Carlos Septién García. Ha colaborado regularmente en varias revistas (Milenio, Cambio, Los universitarios) y periódicos (La Jornada, Crónica, Reforma). Actualmente escribe la columna semanal “La ciencia por gusto”, que aparece los miércoles en Milenio Diario (puede consultarse en el blog La Ciencia por Gusto), además de escribir mensualmente la columna “Ojo de mosca” para la revista ¿Cómo ves?

Ha colaborado también en el canal ForoTV y en los programas de radio Imagen en la Ciencia e Imagen Informativa, de Grupo Imagen, Hoy por hoy, de W Radio, y actualmente Ecléctico, en la estación de radio por internet Código Radio, del gobierno del DF, con cápsulas de ciencia.

En 2004 publicó el libro La ciencia por gusto, una invitación a la cultura científica (Paidós). Desde 2013 es miembro del comité editorial de la revista de divulgación científica Hypatia, del Consejo de Ciencia y Tecnología del Estado de Morelos (CCyTEM).

En 2005 recibió la Distinción Universidad Nacional para Jóvenes Académicos en el área de Creación Artística y Extensión de la Cultura.

Ha impartido numerosos cursos de divulgación escrita en casi todos los Estados de la República Mexicana.

Sitio Web: sites.google.com/site/mbonfil/

Social Profiles

logonegrolibros

  • Susan Sontag
    Escrito por
    Susan Sontag Susan Sontag es uno de los pensadores que más he admirado y por los que siento más respeto. Era también una de esas escasas personas de izquierdas que realmente son de izquierdas, en todo momento…
  • Apostillas a Beatriz Sarlo
    Escrito por
    Apostillas a Beatriz Sarlo Se puede leer en El País del 15 de julio pasado un inteligente y ameno artículo de la ensayista argentina Beatriz Sarlo: El mundo será Tlön. Beatriz es mi paisana pues nacimos en Buenos Aires…
  • Stephen Jay Gould (1941-2002)
    Stephen Jay Gould (1941-2002) San Agustín fustigaba a Varrón por defender la fantasía de que algunos hombres eran descendientes de dioses. La razón dada por el sabio romano era que, aunque falsa, dicha creencia impulsaba a algunos…

logonegrociencia

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

  • De lo bueno, ¿poco?
    De lo bueno, ¿poco? “Lo bueno, si breve, dos veces bueno”, sentenció el jesuita español Baltasar Gracián en su Arte de la prudencia, publicado en 1647. El consejo pasó a la sabiduría popular en la frase “de lo bueno,…
  • Una sabia llamada María
    Escrito por
    Una sabia llamada María Cuenta Bernardo de Cienfuegos (1580-1640), sabio entre los sabios, que los boticarios de la villa y corte madrileña compraban las hierbas medicinales que vendían en sus opulentas boticas a las mujercillas que se encargaban de recogerlas…

Cartelera

Cine clásico

  • Enseñando el género
    Escrito por
    Enseñando el género El ser humano pasará a la Historia natural como el más dañino de los organismos, capaz de destruir, contaminar y pervertir todo lo que toca. Por suerte, le queda una cosa positiva que se llama…

logonegrofuturo2

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

logonegrolibros

bae22, CC

logonegromusica

Namlai000, CC

  • A Mercadante le cae bien Pelayo
    Escrito por
    A Mercadante le cae bien Pelayo Pelagio, tragedia lírica en cuatro actos, fue la última obra escrita por Saverio Mercadante. Sin embargo, fue la penúltima en estrenarse (Roma 1857) ya que Virginia, sobre la conocida historia de esta heroína romana modelo…

logonegroecologia

Mathias Appel, CC

logonegrofuturo2

Petar Milošević, CC