Trestesauros500

El clima de polarización en los espacios de discusión pública sobre política no parece amainar. Parte del encono viene de las percepciones de quienes pertenecen a cada bando tras un proceso electoral: los que apoyan al triunfador, y quienes no concuerdan con su discurso. Sobre todo de los más radicales en cada facción.

A Sigsbee Manderson, un rico americano, lo encuentra muerto su propio jardinero. Y aunque la policía no es tonta y las investigaciones parecen ir a buen paso, el pintor y detective aficionado Philip Trent no está demasiado conforme con lo que los periódicos detallan acerca del caso.

Elizabeth Taylor (1912-1975) cuenta aquí una historia en la que no ocurre nada. Un grupo de personas unidas por lazos diversos dejan transcurrir su vida, muestran sus caracteres y se relacionan entre sí. No hay otro hilo conductor en la novela aparte de eso mismo, el pasar de los días. La escritora se asoma, los observa y nos cuenta qué ocurre con ellos durante un período de tiempo, no demasiado, el que va de una boda hasta los primeros meses de un bebé.

Para transformarse en un autor, un cineasta tiene que contar con una reputación consolidada, con un estilo original y con esa capacidad de arrastre que tienen los creadores que realmente se adueñan del lenguaje audiovisual.

Blackwood se parece mucho más a determinado cine de los años setenta que a cualquier forma de cine actual. Es algo curioso y lógico a la vez. Cuando un director como Rodrigo Cortés abre las compuertas del género fantástico, el catálogo de ensoñaciones casi nunca es contemporáneo.

El título español de esta película resulta tan descriptivo como poco chisposo, teniendo el cuenta lo sonoro del original: Chappaquiddick. Ese impronunciable nombre es el de una isla de Massachusetts en la que Ted Kennedy, el único superviviente de los famosos hermanos, se vio involucrado en un asunto más que turbio en las mismas fechas en las que el Apollo 11 llegaba a la Luna, siguiendo el plan iniciado por John F. Kennedy.

A poco más de un mes del fin de la temporada anterior, con una versión concertada de Thaïs de Massenet (la espléndida Ermonela Jaho como la cortesana de Alejandría) y un imborrable recital de Jonas Kaufmann, el 19 de septiembre reanuda el teatro sus actividades homenajeando a Charles Gounod en su doscientos aniversario natal. Con Faust, naturalmente, en una producción de La Fura dels Baus, por la vía de Alex Ollé, que ya se ofreció hace cuatro años en la Nederlandse Opera de Amsterdam.

Beausonge (Sueñohermoso), un nombre de sonoridad dulce y poética para una pequeña aldea que dormita bajo un manto de nieve en una zona remota de las Ardenas. Despierta asociaciones de mundos bucólicos, inocentes y sencillos. Nada más lejos de la realidad.

José Ortiz-Echagüe (1886-1980), fotógrafo, militar e ingeniero aeronáutico, hizo su primera foto, “Sermón en la aldea” (1903), a la edad de dieciséis años.

Hay quien habla de las películas de Belén Rueda como un subgénero dentro del cine español. Está bien, soy yo quien lo dice. No tiene nada de malo: al fin y al cabo, no es tan común que una actriz gane legítimamente su lugar dentro del terror, al margen de la categoría de jovenzuela scream queen.

Mamá es Selma Blair, que ya tiene edad para tener hijos adolescentes (¡Pero si ayer era ella la que interpretaba a jovencitas! ¿Qué nos ha pasado?) y Papá es Nicolas Cage, ese actor que es un género en sí mismo, y que eleva el arte del histrionismo a un nuevo nivel. Hay quien lo llama mega-actuación.

Tras las revoluciones culturales de finales de los 60, la década de los 70 fue una época entre apasionante, liberadora y bochornosa. La parte bochornosa fue unida a la adolescencia por la que pasó una sociedad tradicionalmente reprimida en lo relativo a la violencia y el sexo.

"Siempre que encuentro alguien más o menos de mi edad, de gustos teóricos o éticos semejantes a los míos, alguien, en suma, que entiende la vida como yo (es decir, que no la entiende en absoluto), no tengo que bucear mucho tiempo en lo más íntimo y congenial de sus recuerdos para que aparezca, nimbado de gloria, Guillermo Brown."

Por mucho que se empeñen unos partidos y otros en utilizar las cifras de fracaso escolar como arma arrojadiza, estas permanecen estables desde los años setenta. Un treinta por ciento de estudiantes no consigue titular y, por ello, abandona el sistema tempranamente o sigue vías que lo dejan en punto muerto.

José Luis Casado, en M21 Radio, presenta Madrid con los cinco sentidos, con la sección de Daniel Tubau Una cita con las musas. Aquí puedes leer la transcripción de un programa en el que José Luis y Daniel hablan acerca de uno de los problemas más célebres, "el dilema de Monty Hall”.

José Luis Casado, en M21 Radio, presenta Madrid con los cinco sentidos, con la sección de Daniel Tubau Una cita con las musas. Aquí puedes leer la transcripción de un programa en el que Chus Natera y Daniel Tubau hablan acerca de la inspiración, el plagio, la tensión sexual no resuelta y Luz de luna, entre otras cosas.

Alguien puede ser científico, incluso un buen científico, y no entender cómo funciona la ciencia y el método científico, o ignorar cuáles son sus bases filosóficas y racionales. Es lógico, porque tampoco los bancarios o los banqueros conocen siempre cómo funciona la economía. Ahora bien, en una discusión que pretende ser, no ya científica pero sí al menos racional, hay que saber qué es lo que se puede demostrar y qué es lo que no se puede demostrar.

Los actores representan lo que no son. Las personas también a menudo, o quizá siempre, también representamos lo que no somos.

Durante siglos se asumió que las aves eran bobas. En El ingenio de los pájaros, la divulgadora Jennifer Ackerman (EE UU, 1959) repasa las últimas décadas de descubrimientos que han hecho que nuestra forma de ver a estos dinosaurios supervivientes haya cambiado radicalmente.

Al suroeste de Francia, en el yacimiento La Chapelle aux Saints, los paleontólogos descubrieron en 1908 unos restos cuidadosamente enterrados de un varón de entre 25 y 40 años que vivió hace entre 60.000 y 50.000 años. Investigaciones posteriores revelaron que este Homo neanderthalensis, conocido popularmente como “El viejo”, tuvo muchos achaques antes de morir.