Emma y la buena vecindad

Emma y la buena vecindad Imagen superior: Edmund Blair Leighton, "The Gallant Suitor"

En el universo de mi infancia los vecinos forman un mosaico irrepetible, pleno, único. La calle en la que viví se me antoja, en la distancia física y temporal de ahora, como una especie de paraíso cruzado de nostalgia. Habitan en él personajes de toda condición, especímenes diversos, buena y mala gente, conocidos, amigos y extraños.

Todos se colocan en esa foto como si fueran conscientes de que una imagen puede situarlos en la inmortalidad. Los momentos compartidos, las celebraciones, las fiestas en las que la mezcla era posible, todo ello forma parte de los ritos de encuentro, de las costumbres sociales, de los entretenimientos, de las diversiones.

Las visitas eran un modo de compartir noticias, porque, como en todos los micromundos, había frecuentes y sabrosas informaciones. Podía decirse que éstas volaban de un lado a otro de la calle, larga y con tres tramos bien diferenciados, de suerte que, al cabo del día, podían llegar, si estábamos de suerte, al menos dos o tres temas curiosos a las casas que eran los centros de reunión, la mía entre ellas. Y allí yo, ávida por conocer cuánto ocurría detrás de las paredes blancas rematadas del azul añil de las azoteas y espadañas de las casas de mi calle.

Emma Woodhouse, que vive en los años iniciales del siglo XIX, la época georgiana, en el sur de Inglaterra, en un enclave rural llamado Highbury y en una finca de nombre Hartfield, mantiene las costumbres sociales propias de su época y, entre ellas, la relación con los vecinos ocupa un sitio primordial. Para su desgracia, el vecindaje no ofrece demasiadas ocasiones de disfrute intelectual y así ha de conformarse con el cotilleo, el chisme o la broma.

Menos mal que Emma, como las personas inteligentes, tienen una fuente de placer en su propia mente, por lo que discurre, piensa, adjudica, inventa y fabula a su antojo. En el principio de la novela sus vecinos más queridos son los Weston, ya que la flamante señora Weston es, nada más y nada menos, que su propia institutriz, la querida señorita Taylor, su madre postiza, ya que se quedó huérfana siendo una niña de seis años. Randall, la casa de los Weston, está a una distancia muy corta de Hartfield, de modo que pueden ir y venir de visita todos los días, incluso en el caso del señor Woodhouse, tan delicado de salud y tan poco propicio a renunciar a las comodidades de su propia casa.

Además, en el mismo Highbury están las Bates. Madre e hija, las Bates pueden ser un excelente entretenimiento una mañana, después de misa, aunque solo por un ratito. Porque, cómo soportar la hueca verborrea de la señorita Bates y el silencio inexpresivo y permanente de su madre… Esto es más de lo que una chica como Emma, con toda su buena educación, puede sobrellevar. Sobre todo porque, a menos que se despiste, siempre habrá motivos para que le lean, a traición, una carta recibida de la perfecta, inimitable y única Jane Fairfax, la sobrina de las Bates.

Como las desgracias nunca vienen solas, al hecho de que el señor Elton desairara tan gravemente a su amiga Harriet Smith, a quien Emma había ya imaginado ya casada con el clérigo, se une el que Elton se haya casado, con la señora más insoportable que pueda uno pensar. Por supuesto, viene de Bath, esa ciudad balneario en la que Jane Austen pasó unos años y de la que tan malos recuerdos tenía, no en vano coloca ahí sus tramas menos agradables. Augusta Elton es presumida, creída, vulgar y nada inteligente. Sus parloteos llenan el aire, pero no entran en la cabeza de nadie medianamente sensato. Y, por supuesto, desde el primer momento, a Emma no le gusta.

Hay que decir que la cosa es recíproca. Tampoco la señora Elton aguanta a Emma, con sus aires de señorita malcriada, que hace siempre su santa voluntad. Por eso, seguramente, le sienta tan mal cuando se entera que, nada menos que el señor Knightley, a quien ella llama Knightley sin más, aunque lo ha acabado de conocer, vaya a casarse con ella. Por Dios, qué bajo ha caído, piensa Augusta Elton sin dudarlo…

Las visitas de Emma al colegio de la señora Goddard, un pensionado de mediana calidad situado en el pueblo, darán como resultado un hecho feliz, su encuentro con la Harriet Smith, la interna de padres desconocidos que acompañará a Emma en sus salidas por el pueblo evitando así que la murmuración la defina como atrevida y moderna al andar sola. Escasas relaciones sociales, pues, las que Emma Woodhouse mantiene. A ellas se añade únicamente su propia hermana, Isabella, que vive en Londres con sus cinco hijos y con su marido, el señor John Knightley. Pero las visitas a Londres son una rara avis en su vida, pues acompañar a su padre y cuidarlo forma parte de sus desvelos y de sus ocupaciones diarias.

Esta faceta de amante hija de Emma no ha sido suficientemente valorada y tendremos, quizá, que volver a ella en algún momento. Sin duda el vecino de mayor interés de Emma, su amigo más seguro y fiel, las visitas que recibe con mayor alegría, la compañía que le sirve para pasar las horas con felicidad y con optimismo, son las del propio George Knigthley, el señor Knigthley, como ella lo llama, siempre, incluso cuando ya están comprometidos.

Un precioso diálogo alude a ello en la obra:

–“Señor Knightley” me llamabas siempre, “señor Knightley”, y a fuerza de costumbre ha dejado de sonarme formal. Incluso cuando es formal. Me gustaría que me llamases de otro modo, pero no sé cómo.

–Recuerdo que una vez lo llamé “George”, en uno de mis adorables contraataques hará unos diez años. Lo hice porque pensaba que le ofendería, pero como no puso objeción alguna, nunca volví a hacerlo.

–¿Y no me podrías llamar “George” ahora?

–¡Imposible¡ Nunca podré llamarlo más que señor Knightley. Ni siquiera podría prometer que fuera capaz de igualar el laconismo de la señora Elton al llamarlo señor K. Pero prometo –añadió enseguida riéndose y ruborizándose–, llamarlo en alguna ocasión por su nombre propio.”

¿Es, o no es, delicioso este cruce de frases entre dos enamorados? ¿Quién necesita sexo explícito después de esto?

Copyright © Catalina León Benítez. Reservados todos los derechos.

Caty León

Gaditana de nacimiento y crianza; trianera de vocación. Lectora y cinéfila. Profesora de Geografía e Historia y de Orientación Educativa. Directora del IES Néstor Almendros de Tomares (2001/2012). Como experta en organización escolar he publicado los libros La secretaría. Organización y funcionamiento y El centro educativo. Función directiva y áreas de trabajo, artículos en prensa (ABC: 12, 3, 4) y revistas especializadas, así como ponencias en cursos y jornadas.

En noviembre de 2009 recibí la medalla de oro al Mérito Educativo en Andalucía. En 2015 he obtenido el Premio “Antonio Domínguez Ortiz” por la coautoría del trabajo Usos educativos de la robótica. Una casa inteligente.

En el ámbito flamenco he publicado decenas de artículos en revistas como Sevilla Flamenca, El Olivo, Alboreá y Litoral, sobre el flamenco y las artes plásticas, la mujer y el flamenco, entre otras temáticas, así como varios libros, entre los que destacaría la primera incursión en la enseñanza escolar del flamenco, Didáctica del Flamenco, mi libro sobre El Flamenco en Cádiz y el ensayo biográfico Manolo Caracol. Cante y pasión (ver reseña en ABC), así como mi investigación sobre la Noticia histórica del flamenco en Triana. Conferencias, jornadas, jurados, cursos de formación, completan mi dedicación al flamenco. En 2015 he sido galardonada con el Premio de Honor “Flamenco en el aula” de la Consejería de Educación de la Junta de Andalucía.

Por último, la literatura es mi territorio menos público pero más sentido. Relatos, microrrelatos, cuentos, poemas y una novela inédita Tuyo es mi corazón. I Premio de Relatos sobre la mujer del Ayuntamiento de Tomares, en su primera edición. Premio de Cuentos Infantiles de EMASESA en 2015 por Hanna y la rosa del Cairo.

En mi blog Una isla de papel hay un poco de todo esto.

Sitio Web: unaisladepapeles.blogspot.com.es/

Social Profiles

  • El tres es un número mágico
    Escrito por
    El tres es un número mágico En un reciente artículo escribí que no estaba tan claro que Aristóteles en su Poética afirmara que toda obra debe tener tres actos. Sin embargo, hay que reconocer que el gusto por las tres partes…
  • Humanoides demasiado humanos
    Escrito por
    Humanoides demasiado humanos El uncanny valley tiene difícil traducción al castellano. Sería algo así como ‘valle inquietante’, y se utiliza en robótica para definir un fenómeno muy peculiar: cuanto más humanas sean las expresiones de un…

logonegrociencia

Maneed, CC

  • Plutón y la ciencia histórica
    Plutón y la ciencia histórica La imagen popular de la ciencia es una receta para la desilusión. Nos la presenta como un método prácticamente infalible para obtener conocimiento absolutamente certero acerca del mundo; como una autoridad que proporciona solución a…
  • Museo de brujos
    Escrito por
    Museo de brujos Y la historia dice así: 1. Resulta que todos los machirulos surrealistas eran unos fascinados por el esoterismo vario. Leían todo lo que caía en sus manos sobre magia, alquimia, Tarot. Se reunían en sórdidos…

Cartelera

Cine clásico

  • Edith Head, la reina de Hollywood
    Escrito por
    Edith Head, la reina de Hollywood Edith Head. Un nombre mítico. Sus vestidos han creado estilo en el mundo del cine. Una película con la ropa de Head es un éxito seguro en lo que se refiere al look de las…

logonegrofuturo2

Josh Eiten, CC

  • ¿Robot yo?
    ¿Robot yo? Aficionados a la ciencia ficción hay muchos, aunque algunos no sepan que lo que suponen ciencia ficción es mero cuento de hadas o libro vaquero (dicho con todo respeto) aderezado con naves superlumínicas o desviaciones…

logonegrolibros

Colgreyis, CC

logonegromusica

Namlai000, CC

  • Victor Herbert, un inventor del glamour
    Escrito por
    Victor Herbert, un inventor del glamour El escritor argentino Manuel Puig decía que el glamour de Hollywood provenía de la Europa Central anterior a la guerra de 1914 y que bastaba con comprobarlo viendo la iluminación nocturna de Budapest. Podría agregarse…

logonegroecologia

Somadjinn, CC

  • ...Y los animales empezaron a bailar
    Escrito por
    ...Y los animales empezaron a bailar Comienza la temporada de festivales de verano y cientos de personas se moverán al ritmo de sus grupos favoritos. Pero no solo los humanos son capaces de danzar al compás de la música. Algunas aves,…

bannernewsletter1