Emma y un hombre inteligente

Emma y un hombre inteligente Imagen superior: "La reine Hortense sous une tonnelle à Aix-les-Bains" (1813), de Antoine Jean Duclaux.

Tengo para mí que Emma, de Jane Austen, es una novela que tiene en la inteligencia su principal adorno. No en la belleza, efímera. No en la riqueza, injusta. No en la suerte, arbitraria. Es la inteligencia, el ingenio, el don que aquí aparece tan magníficamente tratado y retratado, con pinceladas suaves a veces, como una foto en blanco y negro o con la espesa pasta pictórica de los impresionistas.

En todo caso, la inteligencia fluye en los diálogos, en las descripciones y en las cabezas de aquellos personajes que disfrutan de ese regalo de la naturaleza que esta reparte con la displicencia de lo que es únicamente suyo.

El capítulo XVIII es una muestra suprema de esto que digo. Porque en él se libra un combate singular entre dos mentes llamadas a entenderse, precisamente por mor de unas cabezas privilegiadas. Howard Gardner hablaría en este punto de la teoría de las inteligencias múltiples, así que nos dejaría a todos con dos palmos de narices. Pero, querido Howard, no desesperes ni juzgues tan de prisa porque, aunque ellos, los actores del drama, no lo saben, está claro que tienen, aparte del dominio del lenguaje y el razonamiento diáfano de quien sabe pensar con precisión, esa gota de humor, de habilidad para entender al otro, de pericia mental, de sabiduría social, que ahora mismo llamamos inteligencia no académica.

Os cuento: el joven Frank Churchill, apuesto joven y caprichoso hijo del señor Weston, que vive prohijado con sus tíos desde la muerte, siendo un niño, de su madre, anuncia su visita a su padre para conocer a la dama con quien este ha desposado, que es, ni más ni menos, que la señorita Taylor, la antigua institutriz de Emma.

El alborozo, el disfrute de pensar en que llega el hijo pródigo les lleva a todos a conjeturas felices que hay que aparcar sin remedio, oh, Dios mío, cuando otro anuncio inmediato les comunica que deberán verse privados de su encantadora presencia por un motivo cualquiera, que no viene al caso.

He aquí el dilema: ¿No realiza la visita el joven Churchill por falta de ganas o por imposibilidad real de hacerla? Emma, habitualmente mal pensada, no lo es en este caso, quizá porque disculpa al joven, sin conocerlo, porque tiene esperanzas de que, en efecto, un día llegue y… quién sabe.

Por su parte, el señor Knightley, que es dieciséis años mayor y, por tanto, mejor conocedor de la naturaleza humana, sostiene que, de querer venir, no habría fuerza que lo impidiera. Ah. ¿Conque esas tenemos? Da la impresión… solo la impresión, de que a nuestro querido señor Knitghtley no le gusta mucho Churchill. ¿Y eso? No lo conoce, desde luego, lo que tiene de él son referencias.

¿Tendrá algo que ver en esa antipatía recién nacida la amable disposición que Emma muestra hacia el joven? Podemos pensar que los pareceres de ambos contendientes eran distintos, casi irreconciliables, pero, y ahora viene lo divertido, en realidad Emma razona así porque le gusta enormemente hacer rabiar al señor Knightley.

Es más, ella está de acuerdo con sus opiniones en este caso, pero no piensa hacerlo ver.

Lo dice con claridad el texto “… se encontró de lleno metida en una disputa… y para mayor regocijo se percató de que estaba razonando desde la que no era su verdadera opinión….”

Lo que Emma no comprende y no lo hará hasta el final del libro, que ese “querer hacer rabiar” a un hombre inteligente como Knightley, escondía, cómo no, lo que llamaría Corín Tellado “el fuego de la pasión”. Lo que llamaría Irène Némirovsky “el ardor de la sangre”. Lo que llamaría Edith Wharton “una tendencia inusitada hacia el otro”. Lo que llamaría William Shakespeare “un impulso sin tiempo ni medida”. Lo que yo llamaría “es el amor, que vibra cuando pasa”…

El amor se manifiesta de muchas maneras. El amor entre personas que gustan de los entresijos del diálogo, de la palabra y del pensamiento, tiene mucho de rima, de prosa, de poesía y de adivinanza por hallar. Es un artesonado de ideas que se cruzan de uno a otra. Un juego galante, pero lleno de fuegos de artificio. Un artificio cierto, sin disimulo a modo.

Las palabras de él son taxativas: “Si descubro que tiene conversación, me alegraré de conocerlo; pero si descubro que no es más que un charlatán no perderé el tiempo ni las palabras con él”. ¡Qué hermosura de frase! No perder el tiempo, tan valioso, ni las palabras, tan necesarias. No perder, en realidad, nada de lo que verdaderamente importa. Pero Emma no está para florituras y lo que empieza a ser una discusión medio en broma, termina seriamente, porque jugar con fuego produce esas esquirlas.

La opinión del señor Knigthley sobre Frank Churchill, expresada al fin sin ambages, es un prodigio de sensatez y de expresividad: “Si resulta verdad eso que dices, será el tipo más intragable del mundo... Ser el rey de la fiesta a los veintitrés años, el superhombre, el político experimentado que puede leer en la mente de todos y canalizar los talentos de todos los demás hacia el despliegue de su propia superioridad, ir repartiendo por ahí halagos ¡como si quisiera que todos pareciesen idiotas comparados con él! Mi querida Emma, tu propio sentido común no te dejaría soportar por mucho tiempo a un cachorro así cuando llegase el momento."

La reacción del hombre a quien Emma tiene por un dechado de virtudes en lo tocante a los aspectos fundamentales de la vida la deja sumida en la extrañeza. Ni ella se da cuenta de que nunca Frank Churchill podrá merecer los elogios del señor Knightley, ni este entenderá el motivo verdadero. Porque, ni en las cabezas más privilegiadas están escritas todas las razones del amor.

Copyright © Catalina León Benítez. Reservados todos los derechos.

Caty León

Gaditana de nacimiento y crianza; trianera de vocación. Lectora y cinéfila. Profesora de Geografía e Historia y de Orientación Educativa. Directora del IES Néstor Almendros de Tomares (2001/2012). Como experta en organización escolar he publicado los libros La secretaría. Organización y funcionamiento y El centro educativo. Función directiva y áreas de trabajo, artículos en prensa (ABC: 12, 3, 4) y revistas especializadas, así como ponencias en cursos y jornadas.

En noviembre de 2009 recibí la medalla de oro al Mérito Educativo en Andalucía. En 2015 he obtenido el Premio “Antonio Domínguez Ortiz” por la coautoría del trabajo Usos educativos de la robótica. Una casa inteligente.

En el ámbito flamenco he publicado decenas de artículos en revistas como Sevilla Flamenca, El Olivo, Alboreá y Litoral, sobre el flamenco y las artes plásticas, la mujer y el flamenco, entre otras temáticas, así como varios libros, entre los que destacaría la primera incursión en la enseñanza escolar del flamenco, Didáctica del Flamenco, mi libro sobre El Flamenco en Cádiz y el ensayo biográfico Manolo Caracol. Cante y pasión (ver reseña en ABC), así como mi investigación sobre la Noticia histórica del flamenco en Triana. Conferencias, jornadas, jurados, cursos de formación, completan mi dedicación al flamenco. En 2015 he sido galardonada con el Premio de Honor “Flamenco en el aula” de la Consejería de Educación de la Junta de Andalucía.

Por último, la literatura es mi territorio menos público pero más sentido. Relatos, microrrelatos, cuentos, poemas y una novela inédita Tuyo es mi corazón. I Premio de Relatos sobre la mujer del Ayuntamiento de Tomares, en su primera edición. Premio de Cuentos Infantiles de EMASESA en 2015 por Hanna y la rosa del Cairo.

En mi blog Una isla de papel hay un poco de todo esto.

Sitio Web: unaisladepapeles.blogspot.com.es/

Social Profiles

logonegrolibros

  • Ciencia y seudociencia
    Escrito por
    Ciencia y seudociencia Durante la adolescencia fui muy aficionado a las lecturas paranormales, a todo lo que tuviera que ver con la telepatía, la telequinesis, el contacto con el otro mundo, la astroarqueología o búsqueda de huellas de…
  • Dalí forever
    Escrito por
    Dalí forever Dalí fue enterrado en su museo de Figueras, un antiguo teatro decimonónico, junto a un enorme telón que él diseñara para un ballet del marqués de Cuevas. Su última aparición en público tuvo, pues, el…
  • Muera madame Bovary
    Muera madame Bovary La muerte por ingestión de arsénico de doña Emma Bovary ha dado mucho de que hablar. Ni más ni menos que nuestra ¿Cómo ves? ha abordado el tema de la explicación bioquímica de…

logonegrociencia

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

  • Ingeniería evolutiva
    Ingeniería evolutiva “La evolución es más inteligente que tú”, afirma la segunda ley de Orgel (enunciada por el químico británico Leslie Orgel, estudioso del origen de la vida). No sé si sea cierto. Lo que sí se es que la…
  • Recuerdas el color de las olas...
    Escrito por
    Recuerdas el color de las olas... Recuerdas el color de las olas. Se complacían en encontrarse unas y otras sin miedo, con total osadía. Tu padre arribaba a la playa muy temprano y dejaba allí esa preciada carga de las hijas,…

Cartelera

Cine clásico

  • Elefantes, martinis y canciones de amor
    Escrito por
    Elefantes, martinis y canciones de amor Imagino la cara que debió de quedársele a Hrundi V. Bakshi cuando, después de ser expulsado del rodaje de una película que supuestamente tenía lugar en el desierto (que es un sitio lejano, con mucha…

logonegrofuturo2

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

logonegrolibros

bae22, CC

logonegromusica

Namlai000, CC

  • Un retrato de Piotr Moss
    Escrito por
    Un retrato de Piotr Moss El polaco Piotr Moss (Bydgoszcz, 1949) se incorpora de pleno derecho a la fuerte presencia actual de Polonia en la música, a la vez que resuelve de manera muy personal la exigencia ecléctica que el…

logonegroecologia

Mathias Appel, CC

  • Un cronopio en el Cretácico
    Escrito por
    Un cronopio en el Cretácico "Si todavía los cronopios (esos verdes, erizados, húmedos objetos) anduvieran por las calles, se podría evitarlos con un saludo: —Buenas salenas cronopios cronopios." (Julio Cortázar, "Historias de cronopios y de famas") El pasado 2 de…

logonegrofuturo2

Petar Milošević, CC