Una librería en el sur de Francia

Una librería en el sur de Francia Imagen superior: John Parsons, CC

Las manos de Marie Dubois ordenan con ternura los libros apilados sobre las mesas de dorada madera. Antes, los ha ido sacando con el mismo cuidado, con mimo incluso, de unas cajas de cartón fuerte que están situadas frente a la puerta.

Le ha costado mucho esfuerzo llevarlas allí. Han tenido que prestarle ayuda algunos vecinos, gente mayor, la que continúa viviendo en esas casas empinadas del pueblecito de la Provenza que, desde hace unas pocas semanas, es su nuevo hogar. 

Marie Dubois no ha conocido otro hogar, antes de ahora, que los libros. Su vida de niñez ha sido fría, gélida, desdibujada y llena de inconvenientes. El principal de ellos la orfandad. La muerte de sus padres, casi a continuación uno del otro, abrió una espita en su corazón que nunca se ha cerrado. Ni sus tíos, ni sus primos, lograron nunca caldear ese frío interior, esa desazón que le produce el silencio de una casa en ruinas y vacía. Así que decidió marcharse, largarse dijo ella. Irse lejos, lo más lejos posible de esa bruma del norte y aterrizar aquí, al cálido sol del sur más distanciado de lo que fue su vida antes de ahora. 

El pueblo es muy coqueto. Unas pocas calles estiradas junto a un campo de estrellas que, antes de verlo ella, ya estaba dibujado en mil papeles. Las casas se sitúan en cualquier sitio, aprovechando esquinas y oquedades. Las paredes de piedra acogen hornacinas y en ellas flores secas de cualquier estación. No hay invierno sino soleado otoño que dura más meses de la cuenta. Aquí siente Marie que ha llegado al final de un camino, hecho al trote en ocasiones y otras veces con una lentitud exasperante. Tiene los años suficientes como para desear permanecer aquí y demasiado pocos para pensar que esto es un castigo. A Marie le sueña el corazón cada vez que piensa en el futuro. Porque algo espera, aunque ella no lo sabe. 

Con la ayuda económica de sus tíos y algunos ahorros de la herencia, pequeña, de sus padres, Marie ha buscado un local. Es un espacio cuadrado y cálido, con dos ventanas a la calle y una escalera casi oculta que sube arriba, a un pequeño apartamento en el que ha instalado un baño, una cocina y un salón-dormitorio de regular tamaño. Ahora ella no piensa sino en convertir ese local en un sitio vivo, un lugar al que acudan las parejas, los niños y los padres, los viejos, la gente del pueblo y de los campos de alrededor, a buscar libros. De eso es de lo único que Marie entiende, de libros, de palabras y de historias. Así, poco a poco, día tras día, construye entre esos muros un paraíso encendido en el que las palabras son el reino y las historias el trasunto de una verdad austera pero firme. 

La librería permanecerá abierta todo el día, salvo la hora escasa en la que Marie se sienta en su cocina a prepararse un bocadillo con un vaso de leche o un café si esa noche anterior ha dormido demasiado poco. Las horas de la noche son más largas y entonces la soledad llama a la puerta con insistencia y le dice a Marie que está ahí, que la reconozca, que es ella, que no quiere pasar de largo sin desearle buenas noches. Pero Marie es tozuda y ha decidido no abrir la puerta a nada que no le traiga gozo. 

Los libros están a punto de cubrir las estanterías de blanca madera que Marie ha instalado pegadas a la pared. Son libros variados, con pastas de colores, clásicos, libros nuevos, poesía, cuentos, novelas, un poco de todo, un batiburrillo alegre y festivo que danza ante los ojos de Marie como una promesa que se descubriera en medio de un naufragio. Los libros han sido su hogar y ahora serán también su medio de vida. Ella cuidará para que cada cliente encuentre lo que busca, para que aquellos que traspasen el umbral de su librería salgan con un libro en la mano.

Copyright © Catalina León Benítez. Reservados todos los derechos.

Caty León

Gaditana de nacimiento y crianza; trianera de vocación. Lectora y cinéfila. Profesora de Geografía e Historia y de Orientación Educativa. Directora del IES Néstor Almendros de Tomares (2001/2012). Como experta en organización escolar he publicado los libros La secretaría. Organización y funcionamiento y El centro educativo. Función directiva y áreas de trabajo, artículos en prensa (ABC: 12, 3, 4) y revistas especializadas, así como ponencias en cursos y jornadas.

En noviembre de 2009 recibí la medalla de oro al Mérito Educativo en Andalucía. En 2015 he obtenido el Premio “Antonio Domínguez Ortiz” por la coautoría del trabajo Usos educativos de la robótica. Una casa inteligente.

En el ámbito flamenco he publicado decenas de artículos en revistas como Sevilla Flamenca, El Olivo, Alboreá y Litoral, sobre el flamenco y las artes plásticas, la mujer y el flamenco, entre otras temáticas, así como varios libros, entre los que destacaría la primera incursión en la enseñanza escolar del flamenco, Didáctica del Flamenco, mi libro sobre El Flamenco en Cádiz y el ensayo biográfico Manolo Caracol. Cante y pasión (ver reseña en ABC), así como mi investigación sobre la Noticia histórica del flamenco en Triana. Conferencias, jornadas, jurados, cursos de formación, completan mi dedicación al flamenco. En 2015 he sido galardonada con el Premio de Honor “Flamenco en el aula” de la Consejería de Educación de la Junta de Andalucía.

Por último, la literatura es mi territorio menos público pero más sentido. Relatos, microrrelatos, cuentos, poemas y una novela inédita Tuyo es mi corazón. I Premio de Relatos sobre la mujer del Ayuntamiento de Tomares, en su primera edición. Premio de Cuentos Infantiles de EMASESA en 2015 por Hanna y la rosa del Cairo.

En mi blog Una isla de papel hay un poco de todo esto.

Sitio Web: unaisladepapeles.blogspot.com.es/

Social Profiles

logonegrolibros

  • B. S. Johnson y "Los desafortunados"
    Escrito por
    B. S. Johnson y "Los desafortunados" En El guión del siglo 21 hablé de la novela que publicó Bryan Stanley Johnson en 1969, The Unfortunates, al referirme a ejemplos de narrativa no lineal o hipertextual: “Un ejemplo literario de estructura en mosaico es la novela Los…
  • Los censores de Goethe
    Escrito por
    Los censores de Goethe En 1771, el joven Goethe había terminado Götz van Berlinchingen, el de la mano de hierro. No halló editor para esta temprana novela dramática, que se publicó en 1773 sin nombre de autor ni pie de…

logonegrociencia

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

  • Una última frontera
    Escrito por
    Una última frontera Entre finales del siglo XIX y principios del XX, nuestro planeta se volvió de repente mucho más pequeño. Los Estados Unidos cerraron oficialmente su frontera, dando por acabada una expansión de tres siglos, y los…
  • Telarañas
    Escrito por
    Telarañas Vivo en el campo, de modo que, a veces, es difícil mantener a raya a la fauna e, incluso, a la flora. Os cuento esto porque ayer descubrí una telaraña y exclamé: “¡Esta casa parece…

Cartelera

Cine clásico

  • Elefantes, martinis y canciones de amor
    Escrito por
    Elefantes, martinis y canciones de amor Imagino la cara que debió de quedársele a Hrundi V. Bakshi cuando, después de ser expulsado del rodaje de una película que supuestamente tenía lugar en el desierto (que es un sitio lejano, con mucha…

logonegrofuturo2

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

logonegrolibros

bae22, CC

logonegromusica

Namlai000, CC

  • Marinuzzi, compositor
    Escrito por
    Marinuzzi, compositor El enorme cartel de Arturo Toscanini dejó en un segundo plano a una ilustre compañía de directores italianos, atentos, a la vez, a la herencia de su país como a las propuestas contemporáneas de otras…

logonegroecologia

Mathias Appel, CC

logonegrofuturo2

Petar Milošević, CC