Chris Foss

Chris Foss Imagen superior: trabajo conceptual para "Dune", el proyecto de Alejandro Jodorowsky, tal y como aparece en el documental "Jodorowsky's Dune" (2013) © Sony Pictures Classics.

El británico Chris Foss fue uno de los nombres más importantes en la ilustración de ciencia ficción durante la década de los setenta. Sus portadas para novelas del género ayudaron a vender incontables ejemplares de ediciones en tapa blanda e inspiró a una legión de imitadores.

La primera aspiración de Foss fue la de convertirse en dibujante de tiras de prensa, un campo en el que dio algunos pasos mientras estudiaba arquitectura en la Universidad de Cambridge. Pero su carrera profesional como artista arrancó en una plataforma inesperada: en la revista erótica Penthouse. Poco después de que esa cabecera se fundara en Inglaterra en 1965 –no sin mucha controversia, como puede imaginarse‒, Foss envió a su editor, Bob Guccione, muestras de su trabajo y éste no tardó en contratarle para dibujar una serie y ayudar a otros artistas. Aunque el tema de esa serie era predeciblemente adulto, su trasfondo gráfico debía mucho al entorno en el que había crecido Foss y anticipaba la dirección que posteriormente tomaría su estilo.

Y es que Foss nació y se crió en Guernsey, en las islas del Canal, donde tras la Segunda Guerra Mundial habían quedado abandonados multitud de artefactos bélicos, desde fortificaciones defensivas en ruinas hasta piezas de artillería, pasando por la maquinaria minera y naval en la que se basaba la economía de la isla tras el conflicto. Sus recuerdos de aquellas estructuras junto al de las oxidadas locomotoras de vapor (otra de sus pasiones) que solía contemplar desde la casa del apartamento de su tío en Londres, toman forma en muchas de sus ilustraciones de ciencia ficción.

chrisfossblish

Imagen superior: portada de "Midsummer Century" (Arrow, 1975), de James Blish.

Ilustraciones de ciencia ficción que podrían no haber existido jamás si no hubiera sido por el interés que sentía Guccione por la ciencia ficción. Más adelante en su carrera, se convertiría en el editor de OMNI, en cuyas páginas se publicaron historias hoy clásicas de autores como William Gibson o George R.R. Martin.

Fue siguiendo la recomendación de Guccione que Foss acudió al cine para ver 2001: Una Odisea del Espacio (1968), una cinta que, como a tanta gente, le dejó fascinado. Los estilizados diseños de la película tienen poco que ver con las masivas naves de las ilustraciones de Foss, pero sirvieron de catalizador para su talento. Su gusto por dibujar y pintar sin recurrir a referencias fotográficas lo hacían un candidato natural para el arte relacionado con la ciencia ficción.

chris foss the reality trip

Imagen superior: portada de "The Reality Trip and Other Implausibilities", de Robert Silvelberg (Ballantine, 1972).

A finales de los sesenta, las ediciones populares de novelas de ciencia ficción tenían cubiertas decoradas con motivos poco más elaborados que remolinos abstractos. Cuando Foss entró en ese campo a partir de 1970, lo revolucionó todo. Los motivos de sus ilustraciones eran celebraciones de la Tecnología: naves de apariencia orgánica de las que sobresalían antenas y protuberancias; vehículos voluminosos, extraños, angulares, claramente asimétricos y pintados con colores tan brillantes como los de un insecto venenoso que se alejaban mucho de los diseños elegantes, estilizados y monocromáticos que predominaban hasta entonces en el género; grandes robots de aspecto peligroso; inmensas construcciones que se levantaban sobre paisajes alienígenas de los que la especie humana estaba ausente… Foss utilizaba su arte para exaltar un futuro soñado de osadía tecnológica en la que se fundía lo práctico con lo sublime. Sus máquinas encarnaban la cara más épica de la space opera y los libros que las lucían en sus portadas sobresalían claramente de entre las muchas que compartían estantería en las librerías.

chrissfossflashgordon

Imagen superior: la moto espacial de Flash Gordon, diseñada íntegramente por Chris Foss en 1980 © Starling Films, Dino De Laurentiis Company, Universal Pictures.

La trilogía de la Fundación de Isaac Asimov, la serie de los Hombres de la Lente de E.E. Smith, novelas de Arthur C.Clarke, Philip K. Dick o Jack Vance entre muchos otros se beneficiaron de su imaginación.

Trabajaba a un ritmo frenético: durante la cima de su carrera llegó a entregar tres portadas a la semana; el número de ilustraciones para libros que ha realizado excede el millar. Y no sólo eso: también aportaba diseños y dibujos para agencias de publicidad y arte conceptual para el cine, campo en el que trabajó con Moebius y Alejandro Jodorowsky en la mítica pero nunca completada producción de Dune; con H.R. Giger en Alien: el 8º Pasajero, Flash Gordon o la primera película de Superman (y, más adelante, con Stanley Kubrick para I.A.Inteligencia Artificial).

ChrisFossDanObannon

Imagen superior: Dan O'Bannon junto a Chris Foss durante la preproducción de "Alien" © Brandywine Productions, Twentieth Century-Fox Productions.

Ese frenético ritmo de trabajo tenía más que ver con la necesidad económica que con una visión artística: Foss no había cumplido entonces a la treintena y ya tenía una familia que mantener. Por otra parte, ello implicaba que no tenía tiempo para leerse los libros cuyas portadas debía ilustrar. Lo cual no le importaba demasiado; en primer lugar porque, irónicamente, no le gustaba demasiado la ciencia ficción. Le decepcionaba la mala calidad y lo absurdo del argumento de muchas de las novelas que debía ilustrar. Y, en segundo lugar, porque prefería trabajar con total libertad: “Mi director artístico favorito era el que solía llamarme y decir: 'Chris, necesitamos otro Asimov'. Y yo contestaba, 'Ah, vale, ¿qué quieres?' Y él: 'Bueno, el último era azul, mándame uno verde'. Y eso era todo. Así de breve. Nada de molestarme en leer el libro ni nada de eso”.

chrisfosscover

Imagen superior: portada del disco "Clear Air Turbulence" (Island, 1977), de Ian Gillan Band.

Así que sus ilustraciones son genéricas y no suelen guardar relación con la historia que narra el libro tras ellas, pero eso no les quita un ápice de su espectacularidad ni de su capacidad para atraer al lector. Los editores sabían muy bien que un libro con una portada firmada por Foss se vendería mejor que otro sin ella, lo que explica su larga trayectoria profesional en el género.

A finales de los noventa, sin embargo, dejó ese aspecto de su carrera, siendo ya capaz de ganarse la vida cómodamente vendiendo su arte por otros medios (en su página web, por ejemplo, vende reproducciones de algunas de sus más famosas ilustraciones, firmadas y numeradas, por 400 libras la unidad).

Aunque su predilección recaía sobre enormes construcciones mecánicas o arquitectónicas, Foss era igualmente capaz de representar la figura humana, tal y como se puede apreciar en sus portadas para The Uncertain Midnight (1971) o Kronk (1972).

Quizá el acierto con el que dibujó esas mujeres semidesnudas fue el mérito que le permitió ilustrar con sus figuras románticamente eróticas los manuales de sexología The Joy of Sex (traducido incorrectamente al castellano como El Placer de Amar), de Alex Comfort y su secuela More Joy of Sex, hoy algo caducos pero de inmensa popularidad en los setenta.

chrissfossdune2

Imagen superior: otra nave de Foss en "Jodorowsky's Dune" (2013) © Sony Pictures Classics.

Sus pinturas fueron la vanguardia de una nueva revolución en la ilustración de libros de género fantástico en los años setenta de la que bebió toda una nueva generación de aristas. Su hábil utilización del aerógrafo mezclado con el pincel, por ejemplo, influyó en el trabajo de Jim Burns, que sustituyó a Foss como gran referente artístico de la ciencia ficción después de que éste se dedicara a otras cosas.

Por desgracia, la popularidad de su estilo y temas junto a su incapacidad para satisfacer la inmensa demanda de su arte, hizo que proliferaran un sinnúmero de imitadores de inferior calidad que convirtieron sus motivos más característicos en una imagen repetitiva y gastada. Fueron los años en que surgió la nueva vanguardia de la ciencia ficción artística británica: Peter Elson, Tony Roberts, Chris Moore o Angus McKie, cuyos estilos seguían de cerca el de Foss.

Para muchos, Chris Foss siempre será el artista que insufló una nueva vida al arte de la ciencia ficción.

Copyright © Manuel Rodríguez Yagüe. Publicado previamente en Un universo de ciencia ficción. Reservados todos los derechos.

Manuel Rodríguez Yagüe

Como divulgador, Manuel Rodríguez Yagüe ha seguido una amplia trayectoria en distintas publicaciones digitales, relacionadas con temas tan diversos como los viajes (De viajes, tesoros y aventuras), el cómic (Un universo de viñetas), la ciencia-ficción (Un universo de ciencia ficción) y las ciencias y humanidades (Saber si ocupa lugar).

logonegrolibros

  • La ceguera psicológica
    Escrito por
    La ceguera psicológica Al azar rescato una anotación a Darwin que hice en 1999 y que recuperé en 2004. Darwin y la ceguera Al revisar unos textos que escribí en el siglo pasado (que bien suena eso, pero…
  • Diván de Octavio Paz
    Escrito por
    Diván de Octavio Paz Una secreta afinidad parece reunir, en la palabra diván, al lenguaje y al cuerpo y, en consecuencia, recomendar que los divanes se utilicen para amueblar las consultas de los psicoanalistas. Pero la familiaridad viene de…
  • ¿Democratización?
    ¿Democratización? Imagen superior: Alexander Calder junto al BMW 3.0 CSL que convirtió en obra de arte en 1975. Hay que democratizar la cultura. Hay que democratizar la tecnología. Hay que democratizar la ciencia... ¿Por…

logonegrociencia

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

  • Libros y evolución
    Libros y evolución Algo que distingue al ser humano de cualquier otra especie es la cultura: esa herencia extrasomática que se suma a nuestro patrimonio genético y aumenta nuestra capacidad de adaptarnos al entorno y sobrevivir. El primer…
  • Ser español
    Escrito por
    Ser español Don Claudio dixit: "El Occidente mismo no existiría y sería incomprensible sin España. Porque no hemos sido un pueblo deudor, sino un pueblo acreedor de Europa. Aunque otra cosa crean quienes en esta hora (en…

Cartelera

Cine clásico

  • "El proceso Paradine" (Alfred Hitchcock, 1947)
    Escrito por
    "El proceso Paradine" (Alfred Hitchcock, 1947) La personalidad de Hitchcock era tan potente, tan cuidadosamente agresiva, que sus propias opiniones acerca de las películas que dirigió son capaces de influir al público de una forma muy decisiva. Si lees en cualquier…

logonegrofuturo2

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

logonegrolibros

bae22, CC

logonegromusica

Namlai000, CC

  • Elvis herido
    Escrito por
    Elvis herido El día que murió Elvis, un 16 de agosto de 1977, yo estaba con mi padre en un pueblo de la costa. Tal vez estaban también mi hermana y Ana, una amiga de mi padre,…
  • Paolo Gavanelli: todo un barítono
    Escrito por
    Paolo Gavanelli: todo un barítono Pese a dos Marcellos puccinianos, un Filippo Visconti belliniano y unos verdianos Nabucco, Rigoletto (éste videográfico en el Covent Garden) y Gusmano de Alzira, Paolo Gavanelli no ha encontrado aún en la discografía un reflejo…

logonegroecologia

Mathias Appel, CC

  • Clasificar
    Clasificar El ser humano —y también muchos animales— tiende, de manera natural, a clasificar. Clasifica a sus congéneres en machos y hembras; en jóvenes, adultos y ancianos; en grandes y pequeños, y de muchas otras maneras.…

logonegrofuturo2

Petar Milošević, CC